20/10/10

ARMH: DIEZ DIGNOS AÑOS

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA


DIARIO DE BURGOS,  20/10/2010

Se cumple por estos días un singular aniversario, ajeno a todo calendario oficial: diez años de exhumaciones de fosas comunes de la Guerra Civil y el franquismo por el movimiento por la recuperación de la memoria histórica. Para mí, que llevo casi los mismos años estudiando este proceso, sigue resultando llamativo tener que explicar todavía que éste es un movimiento social espontáneo, surgido a partir de la exhumación de la fosa de Priaranza del Bierzo, en León, promovido por los familiares y sin apoyo político alguno. La cobertura mediática de aquel hecho, que no se hizo a escondidas ni en silencio, hizo que miles de familias españolas, con la naciente ARMH como catalizador, se pusieran en contacto entre sí para conseguir lo que ningún gobierno había atendido durante la Transición y periodos subsiguientes: recuperar los restos de sus familiares asesinados, ocultos en fosas anónimas, privados de los ritos conclusivos que nuestra cultura define necesarios para cualquier persona, y darles así el definitivo reentierro en cementerios.
Por mucho que se haya querido malinterpretar y menospreciar, se trata puramente de un asunto de Derechos Humanos, de respeto y tolerancia, de humanidad, de democracia. Resulta difícil creer que aun pueda existir oposición a que tantas familias españolas puedan culminar sus duelos; que haya gente que se atreva a menospreciar el dolor vivido por éstas durante décadas en ominoso silencio y cuestionen el respeto que hijos, nietos y demás parientes guardan a sus mayores y a su memoria.
En una de las primeras exhumaciones en que colaboré en la provincia de Burgos, al ir a delimitar la fosa común que debíamos excavar, encontré varios ramos viejos depositados en el día de difuntos. Cuando, tras documentarlos, los estaba retirando, de uno de ellos cayó la siguiente nota: «Abuelo, aunque estés a muchos kilómetros de aquí, aunque no sepamos dónde... Siempre has estado y estarás con nosotros... Un abrazo y muchos, muchos besos de parte de toda la familia. Te queremos y no te olvidamos abuelo, ni a ti ni al resto de la familia que está contigo en algún lugar.»
Es un digno aniversario en el que ciudadanos anónimos luchan contra viento y marea por la dignidad de otros seres humanos. Enhorabuena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario