4/5/11

LA DUQUESA, LA JEQUESA Y LA REINA

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA

DIARIO DE BURGOS, 04/05/2011

Después de una semana dedicada al faranduleo más idiota, nos toca volver a la inhóspita realidad bajo la forma de millones de parados con sus tragedias bochornosamente despachadas (“España tiene una gran red familiar”...); mientras continúa la acritud e indecencia política, el hijoputismo bancario y la sinrazón de los crédulos.
La boda de Kate y Willy ha sido objeto de todo tipo de comentarios. Dos mil millones de plebeyos siguieron el evento que, tras un gasto que ronda los 86 millones de euros y de acuerdo a graves tertulianos, supone una reafirmación de la monarquía. Los británicos, representándonos al resto de desahuciados, felices de que durante una semana les aturdieran de la desaparición de sus servicios públicos, los miles de despidos, la subida de impuestos y tasas universitarias.... a golpe de vestido, anillo, o el recuerdo de la narcisista Lady Di. (Paréntesis: aquella muchacha casada con el heredero tras un “noviazgo” de 2 meses, que escogió el anillo más grande que vio, que quiso que su traje tuviera metro y medio más de cola que el de su suegra...; que tras su separación matrimonial se lía con el hijo de una de las principales fortunas de Inglaterra; y a la que su jefe de gabinete elige un par de ONGs con las que dar buena imagen. En fin, la historia de tantas niñas-(trepa)bien cuyos muy rentables pero menos “reales” matrimonios el pueblo llano llama braguetazos).
Por aquí, la exultante jequesa de Catar hizo estragos en la prensa del hígado y de la otra, cautivando con sus turbantes, trajes de alta costura e inversiones millonarias en cirugía. Tan trastornado dejó al rey la segunda-de-tres esposas del emir que, bien por los 300 millones que dicen invertirán en algún negocio bancario (que no veremos el pelo los pecheros), bien por lo que le luce el botox y el resto, les concedió la muy prestigiosa Orden de Isabel la Católica... lo que, siendo árabes, tiene su “gracia”. ¿Estuvo el rey muy fino y quería recordarles las expulsiones y persecuciones de su católica majestad? Y ¿por qué han dejado fuera a la esposa 1 y esposa 3? Adivino crisis familiar...
Muy, muy mal está la cosa cuando admiramos y celebramos la vida de estas reales sanguijuelas que por nacimiento (o braguetazo...) están por encima del resto de los mortales. Un sueño, un cuento..., dicen. Un asco, una vergüenza, añado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario