23/1/12

POR EL CONTROL Y DELIMITACIÓN DE LOS SUELDOS DE CARGOS PÚBLICOS E INSTITUCIONALES

Los sueldos de alcaldes, presidentes de diputación, consejos de cajas de ahorro, etc., deben fijarse por ley, con criterios transparentes y sin acumular cargos.


FIRMA PARA CONSEGUIR LA REGULACIÓN DE LOS SUELDOS DE LOS POLÍTICOS.

FIRMA PARA MEJORAR NUESTRA CLASE POLÍTICA.

http://actuable.es/peticiones/por-control-y-delimitacinn-los-sueldos-cargos-publicos

   Basta ya de que cada alcalde o presidente de diputación (y tantos otros cargos públicos o semipúblicos como los de las de las fundaciones públicas) decida su sueldo con tanta "generosidad" para sí. La buena coordinación y gobierno comienza por el control del gasto de nuestros cargos públicos. El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas debería fijar por ley un techo de sueldo para estos cargos, equiparándolos con los cargos directivos de la administración central o autonómica según criterios poblacionales, por ejemplo. Hace falta más transparencia y control para que la administración destine los fondos públicos al verdadero servicio de la ciudadanía y no al engorde injustificado de bolsillos de políticos. Y, dado que su vocación es la de ser "servidores públicos", impídase la acumulación de cargos (=sueldos o jugosísimas dietas), en aras de una mayor dedicación a sus tareas, a ver si con eso aumentamos, además, su productividad y acierto.
   Pedimos al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que regule por vía normativa estos sueldos para que España entre en una vía de normalización del sector público, aclarando los criterios de servicio, transparencia y derechos derivados del desempeño de estos cargos pagados con el dinero de nuestros impuestos.

http://actuable.es/peticiones/por-control-y-delimitacinn-los-sueldos-cargos-publicos
 

Al firmar la petición estarás enviando esta carta a:

 

D. Cristobal Montoro Romero. Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas.

 

-¿Harto de ver cómo lo que nos aplican no cuenta para los políticos?
¿Preocupado de ver el desmantelamiento de nuestros servicios públicos por aquellos que han llegado a la política únicamente para engordar sus bolsillos?

-Exijamos transparencia y control en el sueldo de aquellos que tantas restricciones piden para el resto.

-Exijamos dedicación plena y consciente al cargo, evitando la acumulación de puestos y prebendas.

-Regulación de los sueldos de los cargos públicos e institucionales por ley.

-Control de lo político para un mejor gobierno de España.

-Firma para mejorar el estado de nuestra política.

http://actuable.es/peticiones/por-control-y-delimitacinn-los-sueldos-cargos-publicos

18/1/12

CÓDIGO GENÉTICO

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA

DIARIO DE BURGOS, 18/01/2012


   Como muy bien explicó Eric Hobsbawm, una y otra vez el pasado se construye a partir de la interesada ensoñación del mismo. Esa construcción se hace, obviamente, desde situaciones de poder y control de medios de comunicación. Se trata, entre otras cosas, de generar mitos e imágenes que apunten, orienten, influyan o modelicen la sociedad en una dirección concreta. Tales mitificaciones responden a programas ideológicos que usan el pasado para construir intencionadamente el presente. Esos relatos no deben ser confundidos con la Historia (aunque así lo pretendan sus valedores).
   Estos días pasados hemos visto la erección mitográfica de Manuel Fraga a raíz de su muerte: todos los medios de comunicación invadidos por panegíricos desmedidos sobre el gran patrón, el  hiperpolítico clarividente, demócrata de primera hornada, que con 89 años seguía ocupando un escaño senatorial. Muchas son desde luego, las cosas que se pueden decir de Fraga Iribarne,  pero hacerlo pasar por el Moisés español que condujo la dictadura franquista a la democracia no deja de ser un absoluto exceso conveniente a los tiempos presentes. El conocido aperturismo de Fraga durante el franquismo no dejaba de ser una vuelta de tuerca más al reajuste del sistema dictatorial. Fraga fue, ante todo, un hombre que buscó el poder y lo ejerció sin complejos. Su gran capacidad de adaptación y cálculo para ocupar espacios políticos no hacen exactamente de él un demócrata. Su afán por el mando, el orden y las esencias,  en la más pura línea franquista, significó la inserción de un ADN hiperderechista en la democracia con la creación de Alianza Popular, un partido que se negó a suscribir los Pactos Políticos de la Moncloa, eje matriz de nuestra democracia, suscribiendo solo los pactos económicos. (De ahí la posterior exaltación en el refundado PP de aquellos que procedieran de UCD y dieran un mayor barniz democrático al partido, una suerte de segunda genética, que no era precisamente la de don Manuel).
   En fin, ya hay nuevo santo conservador, pero el gato y la liebre siguen siendo cosas distintas. Descansen el finado y las malas conciencias. Veremos si esta vez los mitos hacen su trabajo.

3/1/12

DERRIBOS, S.A.

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA

DIARIO DE BURGOS, 4/01/2011


¿Hacer país o asegurar la hegemonía de la economía financiera? ¿Es la hora de los (pretendidos) tecnócratas o de los políticos? ¿Debemos buscar el déficit ensoñado antes que el bien colectivo?
Del susto con que nos desayunábamos ocasionalmente hace unos meses, hemos pasado al asiento de una angustia colectiva pendiente de la última deliberación del Consejo de Ministros. Una zozobra semanal que aumenta con la llegada del jueves y que, como ya hemos aprendido a ponernos en lo peor, nos lleva, al parecer, a aceptar lo que venga. Los próceres ministeriales, encantados. De nuestra resignación nace su esperanza desmanteladora. Y la que se avecina va a ser gorda. Las formas y lenguajes gubernativos que van apareciendo traslucen una contención que asusta (“esto no es más que el inicio del inicio”); la contención de un rottweiler en posición de ataque. Y aunque el doberman se ande dominando hasta que pasen las elecciones andaluzas (¡qué desfachatez!), se le ve con ganas de correr y aprovechar la todavía dócil aceptación social de la demolición de lo debido y lo indebido (“lo pide Alemania”, “para contención de los mercados”...).
Allá irá, al parecer, RTVE, a la que el recorte de 200 millones probablemente aboque a un cambio de modelo que supondrá un empobrecimiento más (otro) de nuestras vidas. Habíamos alcanzado una televisión y radios públicas referentes de calidad e independencia, un sólido pilar para nuestra democracia y sociedad. Lejos habían quedado aquellos tiempos en los que el ente público estaba al servicio descarado del partido que gobernara. RTVE está a años luz de otros grupos audiovisuales que han tomado la estupidización colectiva por bandera, que han hecho de la manipulación informativa, la basura y la casquería señas de identidad. Tiemblo al pensar en su transformismo en algo “más rentable” a partir de miradas-tío-Gilito.
Esto no ha hecho más que comenzar... luego vendrán los grandes recortes a los servicios públicos y la elitización de lo que son logros y rupturas asentadas de viejos modelos clasistas. Y la pregunta volverá a ser la misma: ¿Queremos país o (hiper)mercado?, ¿políticos o cobradores del frac?