24/10/12

EN BABIA O EN LAS BATUECAS

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 24/10/2012. Contraportada

En Babia o en Las Batuecas... ¿Dónde están los políticos? ¿Han entendido ya que la crisis son ellos? ¿Cuánto van a insistir en leer como apoyo ciudadano lo que no es sino manipulación de datos? ¿Hasta qué punto deformarán la democracia con tal de poder seguir administrando sus despojos?
Los grandes partidos están a por uvas. El que más, el PSOE, que va hundiendo su futuro a grandes zancadas mostrándose preso de su elitismo light, de las viejas mañas organicistas y completamente ignorante de la nueva relación y reacción que le demanda su potencial electorado. Desde luego, en esto, no es país para viejos (políticos). Los tiempos de quienes pilotaron la Transición ya han quedado atrás. Ni Rubalcaba, ni el abacial López recogen el pulso de la ciudadanía, ni parecen tener idea de a dónde ir, y así, la descomposición y fragmentación socialista son imparables.
En cuanto al PP, es verdad que puede presumir de una fidelidad electoral mayor, pero ésta no es fija. En Galicia han perdido 135.000 votantes que, tan solo por la abstención y debacle de la izquierda, explican su victoria. El nuevo PP, tan orgulloso de su neoliberalismo tipo Tisana Party, se ha dado a la tarea de acabar con el Estado social y esto solo se lo va a perdonar su electorado más borreguil. Cuando la adelgazada clase media, privada cada vez más del apoyo estatal, junto a la sustentante población rural, envejecida y precisada de políticas sociales, perciban en sus vidas los efectos del desmantelamiento del estado asistencial, será el llanto y el rechinar de dientes.
Pero los políticos siguen sin reconocer que son ellos una de las causas más claras de los problemas. Su cerrazón en torno a las estructuras partidistas autocráticas, las listas cerradas, una ley electoral anti-democrática, el mantenimiento de instituciones inoperantes, la evitación de consultas populares, su connivencia con la banca, la falta de representación de los intereses de sus votantes, los convierten en zombies con caducidad programada.
Mientras tanto, agoreros y falsos profetas pronto anunciarán el Apocalipsis del mundo conocido. Un anuncio tardío: los cambios ya han llegado. Están a las puertas, y parecen ser muy pocos los que se han coscado del asunto.

Francis Picabia. "La revolución española". 1937        


No hay comentarios:

Publicar un comentario