12/10/12

UN PAÍS

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA. 12/10/2012 


 Un país no es nada, sino su gente. (Luego no hay España sin españoles, ni cataluña sin catalanes, ni...). La historia de España es la de la construcción de comunidades que capeaban conflictos, penurias, epidemias, guerras y otras locuras de sus gobernantes, por encima de otras definiciones. Así, la historia de España, en singular y plural, reside en los millones de vidas anónimas que hicieron todo lo posible para sobrellevar sus existencias y vivir lo menos mal posible. En este sentido, España es, sobre todo, rica en su indefinición y heterogeneidad; y ha vivido su complejidad sin mayores problemas. Sólo cuando los fanáticos de cada fe: la religiosa y la nacionalista (tantas veces fundidos en una sola), se han obsesionado por “definir España”, han creado el conflicto y el choque. En general, el “problema de España”, su “cuestión”, no es sino un invento de élites ridículas que, obsesionadas por el orden cartesiano, han pretendido conformar catecismos de nacionalidad. Qué es ser español, qué de otro lugar, es un absurdo indefinible. Uno es de donde pace, por sus afectos, sus alimentos, sus paisajes, sus juegos, sus recuerdos... sin necesidad de trascender lo propio, que ya es de uno. Introducir tan artificial problema en la supervivencia de nuestras gentes, es un juego malévolo y distorsionador de lo que debería ser la naturalidad de ser, de existir, sin necesidad de conflicto alguno. 

Francisco de Goya. "Procesión de disciplinantes". C. 1812-1819.