21/11/12

RETROFUTURO 160


IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA.
DIARIO DE BURGOS, 21/11/2012, Contraportada.

La degradación imparable de nuestra democracia parece conducirnos a una situación más propia del siglo XIX que a una sociedad avanzada del XXI. Si en los viejos textos constitucionales se reconocía únicamente el voto a los varones propietarios asentados económicamente y sin deudas, vamos camino de eso otra vez.
En medio del marasmo social en que nos hallamos, con más de un tercio de la población en paro, la vida encarecida, derechos sociales y servicios públicos en extinción, con los desahucios dando las más terribles dentelladas, el gobierno muestra su preocupación por los españoles y emigrantes maltratados proponiendo otorgar la residencia a extranjeros forrados que vengan a comprar casas por más de 160.000 euros. Toda una medida social. Debe ser que el PP tiene algún conflicto lingüístico y no distingue entre ‘social’ y ‘sociedad anónima’.
Con el mantenimiento de una ley hipotecaria de principios del siglo XX y una actuación gubernativa intervencionista y proteccionista en el sector,  los bancos siguen resultando ser los grandes mimados de esta crisis en la que tienen tanta culpa. Un sector inflexible en la ejecución de las hipotecas, con un inmenso stock de viviendas cerradas que, sin embargo, echa a la gente a la calle... Preso de su mentado conflicto lingüístico (y de principios), la solución adoptada por el gobierno es apoyar al poder financiero. No es capricho, es para ayudar al ‘banco malo’. Para esto sí se dan prisa.
Como en el cine o en los videojuegos, vivimos en mitad de un retrofuturo engañoso. La apariencia tecnológica es del siglo XXI, pero usos y ropajes son del XIX en caprichosa combinación. Así, si acudiéramos al artículo 13 de la conmemorada Constitución de 1812 y leyéramos: “El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bien estar de los individuos que la componen”, lo que habría que entender combinadamente hoy es que “el objeto del Gobierno es el bienestar de los ciudadanos chinos y rusos ricos que con sus compras y especulaciones harán felices a los banqueros españoles, verdaderos representantes de la Nación”. Viva la democracia retrofuturista (sin espacio para los viejos parias de la tierra).



No hay comentarios:

Publicar un comentario