21/1/13

LA COSA NOPPSTRA

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA. 20/01/2013

Había demasiadas pistas. Demasiadas sospechas de que se medía con distinto rasero a unos y a otros. Un runrún sobre el tren de vida de los políticos, su forma de tomar decisiones, su vaciamiento del Estado, su chanchullerío… Pero lo del pasado viernes fue el aldabonazo final, la gota que colma el hartazgo ciudadano. Ahora sí que estamos ante el fin del sueño democrático, el completo desencantamiento del sistema creado en la Transición.
 Lo publicado por El Mundo muestra la hediondez de un partido, el PP, que exhibe una magnífica adecuación para el robo y la corrupción. Cleptocracia lo han llamado. Sí, ya sabemos, no es el único, por ahí han exhibido sus vergüenzas muchos otros, pero lo de esta vez clama al cielo. La trama que vaciaba ayuntamientos, comunidades autónomas y estado central, ha ido derivando al esperpento absoluto: sobres, regalos, amaños, robo, evasión, paraísos fiscales, enriquecimiento desmedido… Una completa burla del sistema y de toda la ciudadanía.
La importancia de lo desvelado radica en las fuentes y en el medio: ahora no vale decir que se lo inventan los “enemigos”, los periódicos de izquierdas, el malvado Rubalcaba y demás fórmulas habituales para echar balones fuera. No, se acabó el engaño, ahora los hechos: una insoportable corrupción cubre la cúpula del PP por participación de unos, por beneficio de bastantes, por omisión de muchos, por necedad de quienes dicen que no saber nada siendo los máximos responsables. Por mucho menos dimitió en su día Josep Borrell.
El daño es irreparable. Todo ha quedado bajo sospecha. Toda acción de gobierno relativa a los años de la burbuja inmobiliaria, a las privatizaciones, ha quedado marcada por la desconfianza. Toda obra pública hiede… cada tramo de carretera, cada pista de aeropuerto, cada metro de vía, apesta a corrupción. Un Estado, autonomías, ayuntamientos…, al servicio de la cleptocracia, del robo y vaciamiento de sus presupuestos. Robando, estos sí, por encima de las posibilidades del país.
El daño que el PP ha hecho a la democracia se evidenciará en poco tiempo. Su desprecio de la ética y el compromiso no se solventa con frasecitas que digan que vivimos en un Estado de Derecho y que los jueces entenderán de esto… Aún en el hipotético caso de que verdaderamente lo entendieran (y recordemos a Garzón), eso es apuntar otra vez fuera. No hacer internamente nada contundente y definitivo es mostrar hasta qué punto el partido se ha construido con bases podridas, con una permisividad absoluta a la corrupción.
Muy pronto comenzaremos a ver vendettas políticas, guerras intestinas, surgimiento de la extrema derecha, agitaciones antisistema… Pero el primer cadáver que arrastrará este sucio río ya tiene féretro y lápida grabada: Aquí yace la Democracia Española. Murió secuestrada, engañada y empobrecida por una panda de sinvergüenzas que estafó (y hundió) a todo un país.

Francisco Goya Lucientes. "Tú que no puedes", capricho 42, 1797-1798.

No hay comentarios:

Publicar un comentario