13/2/13

ILP

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 13/02/2013. Contraportada.

Habrá quien piense que el suicidio ayer de una pareja de sexagenarios en Palma cuando iban a ser desahuciados, fue la última gota de la vergüenza. Gente bienpensante entenderá que al fin el PP ha accedido a tramitar la Iniciativa Legislativa Popular antidesahucios concienciado de las razones humanitarias que hay detrás, desbordado por tanto sufrimiento. O quizás algún asesor del PP (contra el criterio de la banca amiga), ha caído en cuenta que incluso en los países socialmente más retrógrados y neoliberales la dación en pago se asume con normalidad. Pero también puede que haya otra explicación y que no hayan sido el millón y medio de firmas, ni el que la Constitución reconozca la vivienda como un derecho fundamental (art. 47). Habrá que preguntarse si solo cuando el gobierno del Partido Popular está acosado por los escándalos, la sombra de la corrupción, y el fracaso de sus políticas, está dispuesto a escuchar a los ciudadanos y a tomar medidas medianamente decentes... ¿Es que solo yéndole mal al PP le va mejor a España?
¿Qué hubiera pasado ayer en el Congreso si la prensa no hubiera despertado antes como cuarto poder? ¿Qué si ignoráramos presuntos papeles y sobresueldos, corrupciones, puestos sin funciones pero con paga, etc.? ¿Qué habría votado el PP?
Lo malo no es únicamente la ocultación, la sospecha de corrupción y la soberbia. No. Lo peor es la incoherencia, la impudicia y falta de ética que demuestran. Y así ha quedado todo consignado. También ante el Sr. Juez.
En el país de las amnistías fiscales, en el de los terribles recortes sociales, el negro es el color de moda. Y es sabido cómo el negro adelgaza... especialmente las cuentas públicas.
Tenemos un gobierno que parece legislar contra la gente (maravilloso año de reforma laboral). Sospecho que solo con el retroceso de todo lo montado en este último año mariano, recobraremos nuestra dignidad y el valor como sociedad que quiere avanzar conjuntamente. Necesitamos política y políticos. Pero con otros mimbres. Estos cestos huelen a putrefacto.

Francisco de Goya. "Estragos de la guerra" (1810/1815).