27/3/13

ESCRACHES: ES SÓLO EL COMIENZO

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 27/03/2013. Contraportada

Las inaceptables y vergonzantes declaraciones de la delegada del gobierno en Madrid, Sra. Cifuentes, sobre la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), han inaugurado el reconocimiento de un tiempo nuevo: el del hartazgo del ciudadano maltratado y frustrado. Unas afirmaciones tan inapropiadas y provocadoras como falaces, gestadas dentro del periodismo de peor ralea, inexplicablemente practicado en una emisora de la iglesia católica. Pero el problema de la intoxicación periodística, formando parte de nuestra conflictiva realidad, es otro.
La desasosegante experiencia que han tenido políticos del PP con la acción discutible de los escraches practicados por la PAH, inaugura, como decía, un tiempo político nuevo que los ensimismados políticos no han querido ver llegar, un tiempo bajo nuevas formas y acciones desconocidas en la España postransicional. Prácticas que demuestran no sólo que hay vida política más allá de los anquilosados partidos, sino que estos tienen sus días contados de no abrirse a las nuevas demandas ciudadanas.
Los culpables del hartazgo son justamente quienes ignoran a la ciudadanía. ¿Hasta cuándo pensaban algunos que podían continuar las cosas igual con más de un 25% de la población en paro, un empobrecimiento global galopante, los derechos sociales y asistenciales recortados, otros en vías de privatización, los impuestos disparados..., mientras la clase política permanece sordoenmudecida y ahogada en escándalos de corrupción? ¿Qué le queda a la frustrada ciudadanía con cientos de miles de personas desahuciadas o en proceso, a pesar de la sentencia europea que señala lo injusto y absurdo de la vetusta ley hipotecaria española, harta de salir a la calle pacíficamente y ver que sus protestas no tienen efecto alguno?
Los escraches son sólo el comienzo. La esclerosis de los partidos ha despertado a una calle viajada, conectada, leída, militante de ONGs comprometidas que han alcanzado sus metas por acciones y campañas puntuales que confrontaban el poder establecido. Se equivocan los que piensan que con un simple trasvase de votos de unos partidos a otros esto se arregla. El modelo está obsoleto. Y atacar la indignación ciudadana, es la más clara evidencia de esa obsolescencia y del desnortamiento de la casta. Ahora van a ver qué cosa es una sociedad civil activa.



Tiempos modernos. 1936. Charlie Chaplin