29/5/13

LEMMINGS

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 29/05/2013. Contraportada.

Florecen a cada paso iniciativas ciudadanas que demuestran la emergente potencia de nuestra sociedad civil y el hartazgo con el sistema y sus representantes. Intelectuales de todos los campos firman estos días una petición pidiendo el final de esta insoportable partitocracia y que se cambie la ley de partidos. No se trata de que los partidos políticos sean innecesarios, sino que el tipo de organizaciones postdictatoriales que tenemos en este país son, a la postre, un secuestro de la democracia.
Nuestros políticos se han pasado años repitiendo que la sociedad civil debía revitalizarse, que la española era demasiado acomodaticia... y cuando topan con una población organizada, con peticiones y demandas claras, dicen diego donde era digo. Al garete ha ido la Iniciativa Legislativa Popular sobre los desahucios que concitaba el apoyo de millones de ciudadanos. Y lo mismo sucederá con la transparencia y la corrupción hedienta, el sistema médico-social, las pensiones, etc.
La distancia de este gobierno ensimismado con la población es cada vez mayor. Nos regalan ahora una ley de educación que fija cortapisas y desaciertos en compañía de una innecesaria obligatoriedad religiosa, contraria a la naturaleza laica de nuestro estado de derecho. La Iglesia, posiblemente la institución por la que menos ha circulado el espíritu de la transición y que menos asentados tiene los valores democráticos, consigue así secuestrar la educación pública de un país complejo y diverso. Una medida impopular, casi totalitaria: la demoscopia evidencia que el 70% de los españoles rechaza esta medida (votantes del PP incluidos). Nadie discute la creencia voluntaria, las catequesis en parroquias, el ejercicio personal de la fe. Pero, obligar, condicionar, será a la postre mayúscula torpeza que distanciará aún más a los fieles que busca. Vuelve con esto de nuevo la sensación de un Consejo de Ayatolás-Ministros que en lugar de acabar con el absurdo del Concordato, profieren con deje aguardentoso “¡vivan las caenas!”.
El PP se aprisiona a lo más oscuro del pasado contradiciendo su pretendido (neo)liberalismo. Pareciera que sus dirigentes andan presos de un “síndrome lemming” y no pararán de desandar enfebrecidos hasta despeñarse por un barranco (¿arrastrándonos?).

 Francisco de Goya. "Por liberal". 1810-1811 c.

15/5/13

VOLUNTADES

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 15/05/2013. Contraportada.

Una de las cosas más apasionantes del estudio de la cultura humana es el análisis de los discursos que construyen poder y control. Toda sociedad ha ido configurando relatos explicativos de carácter mítico con los que resolver dudas y angustias (el origen de las cosas, la ansiedad ante la muerte, el azar incontrolable, la razón de la enfermedad…), relatos que tradicionalmente llevaban aparejado la exaltación del grupo propio frente a otros, y que reproducían en la esfera celeste un mundo análogo de los modelos de poder y gobierno “terrestres”. Como muy bien señaló Durkheim, cada sociedad genera dioses acordes a su estilo de vida, a su economía y sistema político. No es casual, v.gr., que la paulatina construcción del cielo católico haya ido paralela de la de los sistemas de poder feudal y absolutista: de ahí el dios-monarca supremo, la familia real (el Hijo, la diosa madre/madre de Dios), la nobleza de sangre por grados (arcángeles, ángeles, principados, virtudes, potestades...), altos funcionarios y nobleza menor (santos, beatos, vírgenes, mártires...), pueblo llano (justos), y proscritos (infierno). La construcción del orden humano traía el celeste.
Interpretar la “voluntad de Dios” ha sido cosa del poder establecido. “Dios lo quiere” ha sido el justificante de las persecuciones de la heterodoxia, la disidencia y todo librepensamiento. En nombre de tal interpretación humana llegaron las expulsiones y pogroms, las cruzadas, los autos de fe, las guerras de religión... Una “voluntad” secuestrada y que ha ido cambiando conforme iba cambiando el mundo. Y así, lo que en el pasado fue un “error de la naturaleza”, un feto malformado y maltrecho que tras nacer moría (y “estaba de Dios” que así fuera), ahora, cuando el desarrollo tecnológico humano podría evitar pesadumbres y malvivencia, es “voluntad de Dios” ahondar en el sufrimiento.
En una sociedad democrática el gobierno legisla interpretando la voluntad de la ciudadanía, no la de ningún dios. De otra forma sería un gobierno de ayatolás. Claro que, contemplando el ataque contra los homosexuales, las mujeres, los pobres y desasistidos, a lo mejor yerro en mi percepción del consejo de ministros... ¡Dios no lo quiera!

 Frida Kahlo. "El venadito". 1946.

1/5/13

ANTE EL FRACASO

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 01/05/2013. Contraportada.
 
En su comparecencia tras el Consejo, las caras de los ministros lo decían todo: esto se hunde. Trataron de mantener el ademán pero sus rostros traslucían el más rotundo fracaso, y lo que es peor, una convencida incapacidad para cambiar la realidad: 27,16% de la población activa está en el paro y sin visos de que esto cambie.
España, que no es otra cosa que sus ciudadanos, está asomándose al precipicio de una pobreza que crece y se extiende, que pone en riesgo la salud de la población, su alimentación, su formación y oportunidades laborales, su futuro. Las políticas de este gobierno han dado la puntilla a un Estado-servicio que permitía la digna sobrevivencia de una sociedad de masas, convirtiéndolo en un zombi recortado y desvirtuado, aumentando así el desvalimiento de los más desfavorecidos.
Sí, todo viene de muy atrás. Al saqueo del Estado por prácticas dilapidadoras y corruptas se añadió la irresponsable privatización de sus mejores empresas y servicios en pura aplicación ideológica neoliberal, todo lo cual no ha traído sino destrucción de empleo, deslocalización y algunos sonoros pelotazos. A ello se añadió la irresponsable complacencia en las burbujas financiera e inmobiliaria, sin apostar claramente por una redefinición de nuestra economía productiva, identificando e invirtiendo en nuevos sectores, apoyando la innovación e investigación... En definitiva, generando riquezas y alternativas al volátil turismo.
Este gobierno ganó el poder mintiendo a la población: iban a solucionar el desempleo. Nada más llegar aplicaron lo que se ha denominado la agenda oculta, un programa genuinamente neoliberal, la entraña que el PP escondió durante la campaña electoral. So capa de la inflexibilidad de la Canciller, han colado la política ideológicamente más extremista de esta debilitada democracia; decisiones que han disfrazado de técnicas, pero que no es sino lo peor del thacherismo.
Quiéranlo o no, han perdido toda legitimidad por incumplimiento de su contrato con la ciudadanía. Su crédito moral se ha ido volatilizando con cada recorte, con su ensimismamiento ante la corrupción, con su insensibilidad ante los desahucios, la pobreza...
Es 1 de mayo. Salgamos y hagámonos oír. Luchemos por nuestro país, por nuestra gente, por nuestro futuro.

Giuseppe Pellizza da Volpedo. Il Quarto Stato. 1901.