15/1/14

GAMONAL


IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 15/01/2014. Contraportada

     Ya no es cuestión únicamente del bulevar. No se trata solo de una mala planificación urbanística o de unos garajes inaccesibles. Se trata de hartazgo. Se trata de tripas, de sentimientos, de respeto por la gente. La protesta de Gamonal es, sobre todo, una expresión de la rabia y frustración que hace tiempo se espera que emerjan. Gamonal empieza a ser un símbolo de la España ausente del discurso oficial, de lo que generan los incumplimientos políticos, de los recortes sociales, del atenazamiento a los de abajo.
La obra del bulevar es caso y chispa. Caso porque este proyecto evidencia la profunda insensibilidad del Consistorio al priorizar por encima de las urgentes necesidades de la ciudadanía una obra propia del más risueño Legoland. Caso porque demuestra la baja calidad democrática de un sistema que, restringiendo la interlocución y consultas a los no incómodos para sus políticas, aparenta ser dialogante. Caso porque deja en evidencia la valía y altura política del casi sordoenmudecido alcalde confirmando la percepción del político como problema y nunca parte de la solución. Caso porque el más populoso y maltratado barrio de la ciudad recibe una intervención urbanística que no se ajusta a sus necesidades. Y chispa porque recoge, equivocadamente o no, la sospecha instalada de que detrás de cualquier gran obra pública hay espurios intereses privados, de que la codicia y la corrupción lo inundan todo, de que en un barrio con muchos miles de parados, con desahucios en marcha, con tantas carencias urgentes, la gente no cuenta.
En cuanto a la violencia, indignan las informaciones dadas por el Gobierno sobre los pretendidos radicales viajeros para así favorecer su nueva ley de seguridad. Indigna que habiendo cerrado los cauces y esperanzas democráticas se acuse a los ciudadanos desesperados de incivismo. Indigna, incluso, la incoherencia de un neoliberalismo que mientras descompone el Estado, pretende todavía para éste el monopolio de la violencia a pesar de su previsto franquiciamiento. Lamentablemente, tantos fuegos e iras encendidas alcanzan a inocentes que no merecen tales llamas, incluidos periodistas y comerciantes.
Los ojos del mundo se han acercado a Gamonal porque la rebelión encaja con un cambio en el guión: la paz, la democracia, son insostenibles gobernando contra los ciudadanos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario