29/1/14

SE PUEDE, SE DEBE.

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 29/01/2014. Contraportada

En estos dos últimos años hemos vivido la mayor traición que políticamente podía darse: el pacto constitucional sobre el que se asienta nuestra convivencia democrática, el esfuerzo por construir una sociedad más justa y equilibrada, fue roto unilateralmente por nuestros gobernantes. Desnudos de cualquier atisbo de ética o compromiso, y con el pretexto de la crisis, los políticos han mostrado sus verdaderos intereses: forrarse, amasar bienes y fortunas a costa de los pocos elementos de nivelación y reajuste social que son nuestros servicios públicos.
La paralización en Madrid del escandaloso proyecto privatizador de la sanidad no se ha conseguido por la acción de melenudos violentos, como le gustaría pensar al ministro del interior. No, han sido los ciudadanos, el personal sanitario, el pueblo en su más genuino sentido, muchos de ellos exvotantes del PP. Ciudadanos luchando contra los políticos para defender el Estado. Ni más, ni menos.
Nada de la obra legislativa de este gobierno es a favor de los ciudadanos. Por un lado,  renuncian a buscar el bien general fruto de su sentido elitista de la sociedad. Por otro, han desistido de hacer política para simplemente actuar al dictado de esa hidra antisocial que es la troika. La señora Lagarde, directora gerente del FMI ya nos ha informado de cual va a ser la siguiente política del gobierno: seguir bajando los sueldos.
Lo más interesante de estos tiempos dolorosos es la toma de conciencia de nuestra ciudadanía. Es necesario deshacerse de tontos candores para fortalecernos y no quedar inermes. Los “felices” tiempos precrisis, no van a volver. El país ha quedado asentado sobre una base de desempleo que no se prevé baje del 20% por décadas.
La gente lo sabe: los políticos son una gran parte del problema. Sus prioridades y connivencias no son las nuestras. Y el hartazgo es evidente.
Tenemos que agarrarnos a estas pequeñas victorias para desperezarnos de ingenuidades y dar un paso adelante como sociedad. Las nuevas condiciones y retos requieren soluciones y formas nuevas, como la marea blanca madrileña. Se puede, sí. Y también se debe, coño.
Por cierto, ¿qué vamos a hacer con el caso del Hospital de Burgos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario