29/4/15

LA MAREA PIJA

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 29/04/2015. Contraportada,

Pocas cosas más claras del difícil panorama político que el asqueo por la indignidad que exhiben los políticos viejunos, refocilándose en la  “legalidad” de sus ingresos no declarados, comisiones injustificables, servicios impúdicos. La marea de escándalos no cesa y cubre la totalidad ibérica de fértil abono —en castizo, mierda— que hace crecer nuevas hierbas a la sombra del PP y del PSOE.
La crisis acabó con el sueño de imparable progreso que alimentaban los viejos partidos. Las clases medias, adictas a la droga del “Ud. no se preocupe por nada”, tardaron en abrir los ojos. Y una vez abiertos, quedaron horrorizadas por el paisaje. El sueño constitucional de un país para todos había sido conducido al fracaso. La crisis venía a dar la puntilla a la igualdad de oportunidades, a la justicia para todos, a la preocupación por la gente —por su  educación, por su salud, atención y bienestar—. Y lo peor, todo ha sucedido con el concurso de nuestros votos y palmaria ceguera.
El rescate, si así lo podemos llamar, vino de la mano de quienes decidieron arremangarse y no tragarse más las tontoladas de que era cosa de una o dos manzanas. Como se va viendo día a día, es cosa del cesto entero. Ahora bien, ¿qué está sucediendo con las alternativas y con los votantes? Empezando por estos últimos, se aprecia el cansancio de tanta hiperactividad crítica. Las jibarizadas clases medias echan de menos los tiempos de yonquis y se corre el riesgo de caer en una superficiliadad de compromiso. Hartos de caspa vieja, de fachas histriónicos corruptos quieren creer que Ciudadanos es una derecha centrada, a lo Cameron, con flequillo y suave discurso neoliberal. Y Rivera, “uno de ellos”, ha entendido la demanda y ofrece un  sueñito americano: guapos y triunfadores… Eso sí, vigilados por sus propios detectives a la caza de inconvenientes trepas o fachas.

Con una clase media en peligro de extinción, ¿qué hace Podemos? Me temo que perderse. Gestionar tanta heterogeneidad de origen no es fácil. Los posibles votantes no entienden las puyas internas, las nuevas banderías regionales, las obsesiones por descabezar IU o el desembarco de listas ajenas.  Los tiempos son convulsos y precipitados, y es importante transmitir solidez, convicción y proyecto. ¿Lo hay? Porque los pijos están sobrerrepresentados… 


15/4/15

ESTÉPAR

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 15/04/2015. Contraportada.

Desde el primer momento había habido violencia, muertos abandonados, voces imperativas, exhibición de músculo y camisa, mucha corneta, fusil y ricino. Inmediatos fueron los cierres de locales, la confiscación de fichas, las capturas en las casas…
El mando militar señaló como objetivos a cualesquiera pertenecientes o simpatizantes de partidos del Frente Popular. Del Gobierno Civil salían las listas de los reos con mandato de ingresar en la prisión. En las calles el matonismo se hizo fuerte: había que gritar los lemas, levantar el brazo y celebrar la vejación pública de las pobres y medio desnudas rapadas. Los mediocres y temerosos, los trepas y los fanáticos aprovechando el río revuelto denunciaban…
Aparecían cadáveres sin enterrar en las cuestas de la Cartuja y otros lugares de las afueras. Un terror sordo se instaló entre grandes capas de la población.
Con la caída del verano comenzó la represión más virulenta y organizada. Siempre todo coordinado por la autoridad militar competente.
Las familias diariamente hacían su camino de hormigas hasta la prisión con mantas y alimentos. Al principio, vírgenes de esperanza: “no os preocupéis, nada hemos hecho, nada puede sucedernos…”. Hasta que empezaron las desapariciones en funestas tandas nocturnas. Entonces, las prisas, la búsqueda de recomendaciones, el toparse con las puertas cerradas… Los viejos vecinos vueltos pedernales.
Se decidió ocultar a la población afecta la metódica limpieza ideológica. Había de evitarse el escándalo morboso para las gentes de orden que ya se saben en una guerra santa: la cruzada. Y el engranaje se puso en marcha. Por la mañana se elaboraban “las libertades” de los que compondrían la saca. A media tarde un pequeño retén de soldados en su camioneta se desplazaba a unos 20 kilómetros de la ciudad. Unas veces hacia Logroño, otras hacia Briviesca, Lerma o Estépar. Elegían el lugar y preparaban el terreno. Por la noche, entre las dos y las cuatro de la madrEsugada, llegaba la camioneta o el autobús con su despavorida carga. En los pueblos cercanos, los primeros en levantarse para acarrear el trigo, oían la funesta fusilería.

Asesinaron a los más comprometidos con el cambio y la modernización. A los más activos política, sindical y culturalmente. A los mejores, como diría Primo Levi. Los perdieron sus desgarradas familias pero también la sociedad entera, desde entonces cojitranca, incompleta. Hoy, por el esfuerzo contracorriente de sus deudos, cada vez menos.

Estépar. Abril, 2015.

1/4/15

BUSCANDO UN CENTRO

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 01/04/2015. Contraportada.

La crisis económica desató entre algunos analistas una fervorosa transversalidad que se decía superaba el viejo esquema de las clases y las ideologías. En cuanto a lo primero, na de na. Las clases siguen existiendo aunque se ha complicado el esquema. Así, la sociología maneja hoy siete: élite, clase media establecida, clase media técnica, nuevos trabajadores acaudalados, clase trabajadora tradicional, trabajadores emergentes y proletariado precario (Sociology Journal, 2013).
En cuanto a la superación de los esquemas derecha-izquierda, nadie se lo cree pero se dice, se insiste y repite. Es una razón de demoscopia electoral: se ganan las elecciones conquistando el centro, que por naturaleza es indeciso y ambiguo.
Podemos, nadie se engaña, es de izquierdas. Ha aplicado el inteligente discurso acuñado por la izquierda latinoamericana, harta del maniqueo esquema de la guerra fría. Así, el escurridizo subcomandante Marcos acudió al revolucionario Zapata para defender los derechos de los indígenas de Chiapas. Nada de Marx, Lenin o Mao, pensadores, por otro lado, alejados de la realidad latinoamericana. Otro tanto hizo Chaves con Bolívar, acuñando una ideología mezcla de izquierdismo de tradición liberal decimonónica (por lo tanto nacionalista) y panamericanismo… Podemos trata igualmente de huir de fáciles encorsetamientos en un país de tópicos trasnochados y sin próceres de altura.
Ciudadanos es de derechas, sin aspavientos. Dígase con tranquila seguridad. Habrá quien lo dude al contemplar el referente conservador del PP, partido que se gusta más Republican-tea-party que CDU alemán. La cara hosca, dogmática y recortadora del PP se ha visto superada por la imagen de moderno niño aplicado con tirabuzones de Albert Rivera. Su ambiguo centrismo ha construido en tiempo record un partido nacional desde una amalgama localista que ya veremos cuán sostenible es. Y el PP, lento y errático, reaccionó de la peor forma: negándoles españolidad por ser catalanes (“ciutadans”: ¡toma argumento, Artur Mas!). La paradoja es que donde C’s ha exhibido su derecha rotunda (negar la asistencia médica completa a los emigrantes), el PP recortador responde ahora “con rostro humano”: él sí va a dar la atención primaria que él mismo quitó. Aunque sin tarjeta de la SS…

Las elecciones se ganarán sumando el centro, pero lo que éste demanda fundamentalmente es honestidad y compromiso con lo público (educación, sanidad, asistencia social), que es lo que hace patria.