1/4/15

BUSCANDO UN CENTRO

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 01/04/2015. Contraportada.

La crisis económica desató entre algunos analistas una fervorosa transversalidad que se decía superaba el viejo esquema de las clases y las ideologías. En cuanto a lo primero, na de na. Las clases siguen existiendo aunque se ha complicado el esquema. Así, la sociología maneja hoy siete: élite, clase media establecida, clase media técnica, nuevos trabajadores acaudalados, clase trabajadora tradicional, trabajadores emergentes y proletariado precario (Sociology Journal, 2013).
En cuanto a la superación de los esquemas derecha-izquierda, nadie se lo cree pero se dice, se insiste y repite. Es una razón de demoscopia electoral: se ganan las elecciones conquistando el centro, que por naturaleza es indeciso y ambiguo.
Podemos, nadie se engaña, es de izquierdas. Ha aplicado el inteligente discurso acuñado por la izquierda latinoamericana, harta del maniqueo esquema de la guerra fría. Así, el escurridizo subcomandante Marcos acudió al revolucionario Zapata para defender los derechos de los indígenas de Chiapas. Nada de Marx, Lenin o Mao, pensadores, por otro lado, alejados de la realidad latinoamericana. Otro tanto hizo Chaves con Bolívar, acuñando una ideología mezcla de izquierdismo de tradición liberal decimonónica (por lo tanto nacionalista) y panamericanismo… Podemos trata igualmente de huir de fáciles encorsetamientos en un país de tópicos trasnochados y sin próceres de altura.
Ciudadanos es de derechas, sin aspavientos. Dígase con tranquila seguridad. Habrá quien lo dude al contemplar el referente conservador del PP, partido que se gusta más Republican-tea-party que CDU alemán. La cara hosca, dogmática y recortadora del PP se ha visto superada por la imagen de moderno niño aplicado con tirabuzones de Albert Rivera. Su ambiguo centrismo ha construido en tiempo record un partido nacional desde una amalgama localista que ya veremos cuán sostenible es. Y el PP, lento y errático, reaccionó de la peor forma: negándoles españolidad por ser catalanes (“ciutadans”: ¡toma argumento, Artur Mas!). La paradoja es que donde C’s ha exhibido su derecha rotunda (negar la asistencia médica completa a los emigrantes), el PP recortador responde ahora “con rostro humano”: él sí va a dar la atención primaria que él mismo quitó. Aunque sin tarjeta de la SS…

Las elecciones se ganarán sumando el centro, pero lo que éste demanda fundamentalmente es honestidad y compromiso con lo público (educación, sanidad, asistencia social), que es lo que hace patria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario