20/4/16

TOMADURA DE PELO

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 20/04/2016. Contraportada.

   A pesar de lo dulces de dormir que son, nada hay mejor que inaugurar los amaneceres de abril con el gorjeo y trino de mirlos y verdecillos en feliz batalla con el trisar de las golondrinas, y si hay suerte, el ajeo de un par de perdices. Pero, como decía mi padre ante un día estupendo, “verás como viene alguien y nos lo jode…”.
   La pujanza primaveral de este año es pródiga en otro tipo de alegrías. No hay día sin sobresalto: ministros sin lealtad financiera, expresidentes defraudadores, patriotas offshore, alcaldes detenidos, gobiernos completos encausados por corrupción, aforados parapetados en el congreso y el senado para evitar al juez… Y ahora, la metáfora sutil, Manos limpias desvelándonos el sentido de su nombre: tan sucias tenían éstas y la conciencia que, como Lady Macbeth, se obsesionaban enfermizamente con la limpieza. Al parecer todos tienen algo en común: lo hacían por España. (Toquémonos higiénicamente las gónadas).
   Así un día tras otro: avaricia, mentira, deslealtad y mucha, mucha corrupción. Dicho así pareciera que es una especie de lejano paisaje velazqueño en el que intuyéramos truenos y cañonazos lejanos… Pero lo que es esto es una tremenda tomadura de pelo para envilecimiento de nuestras vidas. Todo lo que vuela fuera, lo que se oculta, roba y defrauda es lo que a ud. señor o señora de 65 o más años que vota al PP —uno de cada dos de sus votantes— le quitan de su pensión, de su centro de salud, del colegio, instituto y universidad de sus nietos, de la atención de su primo dependiente…
   Es insultante que tras tantos injustos recortes y desahucios, venga ahora el ministro Guindos a decir que si no se aplaza la contención del déficit se cargan la recuperación.  Qué cachondo, aplazar dos años el déficit ahora es un mérito de estos preclaros neoliberales, qué más da que fuera eso mismo lo que toda la izquierda pedía… Evidentemente, la austeridad tenía el cometido de ahogar a los de abajo, los otros ya sacan la cabeza… Y la cartera.
   No es que nos tomen por tontos, es que nos lo llaman a la cara. A ver si los nietos de 16 años nos echan una mano…