30/11/16

MESIANISMO

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 30/01/2016. Contraportada.

Para mucha gente de este país, la irrupción de Trump ha sido una mezcla de sorpresa y broma amarga que se viene expresando en permanentes comentarios de incredulidad rayana en la indignación. Trump parece haber roto las imágenes de un Estados Unidos de pop corn cinematográfico que alimentaba un relato eufónico sobre el país de las libertades y los grandes sueños, el de los finales felices. Lo cierto es que en una nación de más de 300 millones de personas habitan muchas almas, y también que los pilares americanos oscilan entre unas bases hiperreligiosas, una Nueva Jerusalén muchas veces devenida en fanática, intolerante y racista; y una superlativa violencia fundacional y estructural, con el esclavismo y consiguiente supremacismo blanco, la salvaje conquista del oeste, la 2ª enmienda de una nación en armas, y la insolidaridad como eje posibilitador del american dream.  En EE.UU. el Estado está bajo sospecha, a menudo retratado como el enemigo que impide el éxito del individuo.
No todo es penumbra, desde luego, pero el fenómeno Trump viene incubándose desde atrás, desde los tiempos de Ronald Reagan. Ha sido la pertinaz lluvia fina del abandono de políticas sociales —y/o las continuas trabas para su mantenimiento—, el descontrol absoluto del neoliberalismo más insolidario, lo que ha propiciado que los mensajes de exclusivismo hagan su hogar entre los americanos. Pase lo que pase con los recuentos de votos, muchos millones han votado a Trump, y eso es tan preocupante como el personaje mismo. No nos confundan con otros términos, por favor, esto es mesianismo
El discurso falsario de los nuevos curanderos que dicen tener todas las soluciones para el país desde una mirada cortoplacista, se basa en la simplificación de las culpas, en cargarse de recetas inevitables, en su mayoría a costa del de abajo. La radicalización del conservadurismo más xenófobo nos provee estridentes mesías que recuperan el nacionalismo casposo, ese que anulaba la lucha de clases y las injusticias sociales para enaltecer la belleza de la patria y su necesaria grandeza. Lo vemos en Francia, en Reino Unido, en Hungría, Austria, Holanda… Asquea esta deriva, que tanto debe al empobrecimiento monetario, intelectual y educativo. Trump repele, claro, pero por aquí también se cuecen habas. Y muy gordas, oigan.





16/11/16

MOCIÓN

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 16/11/2016. Contraportada.

Lo básico: el sistema democrático, se organiza a partir del voto de los ciudadanos, auténtica voz del pueblo o demos. Es la suma mayoritaria de estos votos la que permite acceder a las responsabilidades de gobierno. Por supuesto, tan legítima es la suma de votos de un solo color como las de varios: en ambos casos representan a la ciudadanía. No hay votos de primera y de segunda.
Lo contingente: Parece que en Burgos una suma alternativa podría desbancar de su sillón al alcalde Lacalle. Esto, sabido desde la noche del recuento electoral, parecía haberse olvidado por parte del PP. Que Javier Lacalle, sintiendo la tierra temblar bajo sus pies, se haya vuelto pedagógico, empeñándose en enseñar a C’s quién está detrás de cada sigla, no hace sino evidenciar su nerviosismo. El patetismo de algunas declaraciones —C’s entregaría el gobierno a unos “extremistas radicales”—, además de suponer una inexplicable intromisión en las decisiones de un partido autónomo —clamando, como niño chivato, a Albert Rivera—, evidencian su desconocimiento de los equilibrios que C’s ha de hacer para conseguir representar la centralidad que dice defender: no pueden aparecer como simple muleta del PP. Sus contrapesos durante esta legislatura serán, lógicamente, de orden local. Manifestaciones, por otro lado, que o ningunean al PSOE, o resultan ser estos los referidos “extremistas radicales”, vaya a Ud. a saber...
Lo penoso: las peculiares y desinteresadas interpretaciones de algunos plumillas presentando a Imagina —una candidatura de unidad popular plural compuesta por individuos y colectivos sociales— como mera artimaña al servicio de Podemos. Un torticero intento de generar discordias internas que impidan el acuerdo por la moción —o lo que es lo mismo, buscando sostener a Lacalle—. Tales análisis, además de mostrar su profundo desconocimiento de cómo funciona Imagina —y Podemos—, supone ignorar el modelo de los llamados ayuntamientos del cambio que han demostrado posibles otras políticas que mejoran la vida de los ciudadanos. Imagina no es fruto de la debilidad de un Podemos neonato, es un acuerdo plural que busca sumar fuerzas y cambio con un formato de acción política nuevo.
Lo que está detrás de una posible moción de censura no es un burdo cambio de sillones, se trata de fijar diferentes prioridades, en su mayoría de profundo calado social. De abrir un nuevo tiempo político. Veremos.



2/11/16

DÍA DE LOS FIELES DIFUNTOS

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS. 02/11/2016. Contraportada.

Son días de saturación para la Santa Compaña. Tantos cadáveres… Tanto hedor en la plaza de las Cortes. El agridulce olor de la putrefacción, ese que lleva al reboce de los perros, embriaga a sus señorías como perfume de buscona. Consumado el abandono de la esperanza, los sentidos se saturan y confunden trastornados por el tufo... Bajo los compases del Dies Irae de Mozart todo un mundo corre hacia el albañal de la historia. Rajoy ya es presidente.
El valleinclanesco despojo de Sánchez anuncia itinerancia en busca de corte y cuarto. Su himno, revolucionario —dice—, queda en oriamendi ultramontano. La muchedumbre menguante —y la prensa jaleada por Graham Bell—, bala sus Vive le Président! El PSOE se desangra por la herida de la historia: su desorientación y fracaso es un nuevo triunfo de los persas.
Los efectos de la deconstrucción educativa han hecho su labor. Hace más de un siglo, don Francisco Giner de los Ríos atinó en su diagnóstico: solo a través de la educación se podía cambiar el país. Había que alejar al pueblo de la negritud sotanal,  promover el laicismo, la tolerancia, el pensamiento científico como pasos precisos para el ejercicio de libertad. Nacía la Institución Libre de Enseñanza. El acto de la jura de Rajoy dio sobradas muestras del incumplimiento del sueño institucionista.
El franquismo trató de acabar con la ILE, al ser esta su mejor réplica y antítesis. La dictadura se basaba en la edulcoración del viejo ¡Vivan la caenas! Hoy el discurso es más sibilino: estudiar únicamente lo que las empresas demandan, dejarse de zarandajas humanísticas, de indecencias sobre derechos y valores, de insistir en el valor de la ciudadanía. Pues ya está aquí la cosecha: el pueblo pragmático, el que se rige por las estadísticas y previsiones macroeconómicas, el que prefiere un buen índice del IPC a cualquier lema reivindicativo. El que vota la desesperanza convencido de su responsabilidad.
Un mundo agoniza entre reválidas y disculpas a la corrupción. El desfile de este carnaval de difuntos lo encabeza Mariano Rajoy  Brey,  Baron Samedi empapado en ron y sangre de pollos tiesos.
Un pueblo maduro y libre: el sueño de Giner, Cossío, Alas, Ortega, Machado, Juan Ramón, Marañón, Castro…  El mismo que se ha cargado la gran coalición. No estamos tan lejos de Trump.