2/11/16

DÍA DE LOS FIELES DIFUNTOS

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS. 02/11/2016. Contraportada.

Son días de saturación para la Santa Compaña. Tantos cadáveres… Tanto hedor en la plaza de las Cortes. El agridulce olor de la putrefacción, ese que lleva al reboce de los perros, embriaga a sus señorías como perfume de buscona. Consumado el abandono de la esperanza, los sentidos se saturan y confunden trastornados por el tufo... Bajo los compases del Dies Irae de Mozart todo un mundo corre hacia el albañal de la historia. Rajoy ya es presidente.
El valleinclanesco despojo de Sánchez anuncia itinerancia en busca de corte y cuarto. Su himno, revolucionario —dice—, queda en oriamendi ultramontano. La muchedumbre menguante —y la prensa jaleada por Graham Bell—, bala sus Vive le Président! El PSOE se desangra por la herida de la historia: su desorientación y fracaso es un nuevo triunfo de los persas.
Los efectos de la deconstrucción educativa han hecho su labor. Hace más de un siglo, don Francisco Giner de los Ríos atinó en su diagnóstico: solo a través de la educación se podía cambiar el país. Había que alejar al pueblo de la negritud sotanal,  promover el laicismo, la tolerancia, el pensamiento científico como pasos precisos para el ejercicio de libertad. Nacía la Institución Libre de Enseñanza. El acto de la jura de Rajoy dio sobradas muestras del incumplimiento del sueño institucionista.
El franquismo trató de acabar con la ILE, al ser esta su mejor réplica y antítesis. La dictadura se basaba en la edulcoración del viejo ¡Vivan la caenas! Hoy el discurso es más sibilino: estudiar únicamente lo que las empresas demandan, dejarse de zarandajas humanísticas, de indecencias sobre derechos y valores, de insistir en el valor de la ciudadanía. Pues ya está aquí la cosecha: el pueblo pragmático, el que se rige por las estadísticas y previsiones macroeconómicas, el que prefiere un buen índice del IPC a cualquier lema reivindicativo. El que vota la desesperanza convencido de su responsabilidad.
Un mundo agoniza entre reválidas y disculpas a la corrupción. El desfile de este carnaval de difuntos lo encabeza Mariano Rajoy  Brey,  Baron Samedi empapado en ron y sangre de pollos tiesos.
Un pueblo maduro y libre: el sueño de Giner, Cossío, Alas, Ortega, Machado, Juan Ramón, Marañón, Castro…  El mismo que se ha cargado la gran coalición. No estamos tan lejos de Trump.


No hay comentarios:

Publicar un comentario