5/7/17

¡'PAÑA! ¡PLURI!

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 05/07/2017. Contraportada.

La greguería es el haiku español, una suerte de renovación de la más acendrada filosofía hispana que, asentada en el espíritu de Gracián, concentra en el refrán o en la frase célebre una sabiduría “de cajón” alterada. Decía don Ramón Gómez de la Serna, inventor del género, que se alcanzaba la greguería sumando humorismo más metáfora. Los ramonianos Tip y Coll lo aplicaron a menudo con éxito, como con Carrero Blanco: “de todos mis ascensos, el último fue el más rápido” (Tipycoll-orgía, 1983).
España es palabra ajustada a los españoles por su sonoridad cañí, presta a ser invocada en el combate que, en la presión y empuje del momento, podía ser comprimida a una vigorosa locución mínima ¡’Paña!, de acomodo a la soldadesca perez-revertiana, tan amiga de apañar lo que topa.
En realidad, España es tan real como su negación. Como todos los Estados-nación puede parecerse a su imagen creada tanto como un huevo a una castaña, dada la arbitrariedad de tal construcción —qué se escoge, qué queda dentro, qué fuera…—.
En España, que tanto sabemos sin saber, que tanto conocemos sin leer…, somos bien conscientes de que hay un runrún que recorre la modernidad y que solemos nombrar como el debate sobre “el ser de España”. No deja de ser una jugarreta nominar así el asunto pues a la inseguridad de ese indeterminado “ser”, le acompañamos la rotundidad de su solución: “España”. Pero, ¿qué es España (hoy)?
Son muchos los que han tratado de explicar que es una nación, cómo se la reconoce, qué la define, desde cuándo existe…. Se da con ello por supuesto que tal existencia es real y pretérita, lo que sirve de regalado comodín. Si toda nación tiene pies de barro, España parece aún tibia, demasiado aguada como para levantar figura alguna. Véase esto como ventaja y no como necesidad de mantener casposas definiciones noventayochistas, o peor, franquistas. España es nada, salvo la reunión de todos los que en ella viven. ¿Es plurinacional, multicultural, políglota? Sí…, como la mayoría de los estados del mundo. También es interclasista, neoliberal, deficitaria en derechos sociales y democracia, desigual, corrupta… y nadie discute que esto es cambiable.
Tal vez la única definición posible de España es una greguería que no acabamos de acuñar. Plurinacional ni es mejor, ni es un hecho, como tampoco es peor o del todo falso. Pero si sirve, si acerca o facilita la convivencia respetuosa… pues a ello.



No hay comentarios:

Publicar un comentario