30/12/15

DEMOCRACIA 4.0

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 30/12/2015. Contraportada.

   Indubitablemente las elecciones del 20-D han cerrado un ciclo político de España. Encaramos un tiempo que no solo ha traído nuevos protagonistas sino, principalmente, nuevas formas de hacer política. Una parte del análisis periodístico y político está centrado en los viejos clichés de las sumas y restas, coaliciones oníricas y sentencias de café. Creen que puede volverse a lo acostumbrado, al turnismo que confiere esa añorada estabilidad. O lo que es lo mismo, al estado de ánimo de un tiempo Gómez de la Serna: de corrupción.
   Proclama el Presidente en funciones que él sabe qué quiere “la mayoría de españoles”. Se le olvida a Rajoy que para entender a la mayoría no se ha de contar únicamente con los ineludibles escaños, resultado alterado de la aplicación de la perversa ley electoral. Si sumamos los votos, única expresión auténtica de los deseos de los españoles, vemos cómo hasta sus viejas cuentas dicen otra cosa: PP + C’s = 10.715.976 votos; PSOE + Podemos = 10.720.026 votos, + los de IU-UP = 11.643.131. Y todavía quedan cerca de 3 millones de votos emitidos más. Sí, los escaños mandan, pero nada de arrogarse una mayoría popular que no le corresponde. A buen seguro este nuevo tiempo traerá, entre otras cosas, el cambio de la ley electoral.
   El otro foco de patetismo es el del PSOE, con la inefable Susana Díaz al frente de la desestabilización, preparando una marmita en la que cocinar a Sánchez… Y, posiblemente, a otro tercio de los votantes socialistas, a punto de emigrar “a donde se les entienda”. El jueguecito verbal sobre la unidad de España y el referéndum en Cataluña sirve para mostrar: 1) la falta de compromiso del PSOE con su ideario federalista y, 2) el profundo poso que dejó en las mientes de estos provectos padres y madres de la patria los discursos de la dictadura franquista. Resulta escandaloso que la propuesta de celebrar una consulta sea descrita como un intento de “romper España”, cuando de lo que se trata es de resolver un encaje que siempre tendrá detractores pero que precisa de la fuerza de la participación ciudadana y la negociación. Con soflamas españolistas no hacemos patria, se hace patrioterismo.

   Son tiempos de fértil alteración. Lo de la estabilidad, sentido de Estado y la unidad de España es un puro cuento. El miedo ha cambiado de lado. Nada está ya atado y bien atado. 

Giuseppe Pellizza da Volpedo. Il quarto stato, 1901.

16/12/15

LA PERPLEJIDAD

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 16/12/2015. Contraportada.

   Tal día como hoy, 16 de diciembre, en 1997, 685 niños fueron hospitalizados en Japón presos de convulsiones tras haber visto en la televisión el episodio Dennō Senshi Porygon, de la serie Pókemon. La culpa no fue del peculiar argumento del capítulo sino de los efectos especiales que incluían, particularmente en el minuto 20, rápidas e intensas oscilaciones entre el rojo y el azul. Aquellos bombardeos de color provocaron ataques de epilepsia fotosensitiva.
   Ignoro si en la noche del lunes hubo algún pico en las urgencias relacionados con el debate a deux. Todo pudiera ser. Desde luego no por los efectos especiales —aunque lo del rojo y azul tiene su aquel— o la decoración y diseño del anodino set televisivo, menos por la sinsorga actitud del moderador. Tampoco sé si de camino a la Moncloa el coche oficial paró en una farmacia necesitado de trankimacin…
   Lo que le pasó a Rajoy, la perpleja indignación que le provocó el pimpampun de Sánchez, resume el fin de fiesta en que andamos. Al del PSOE no le quedaba otra que ponerse el puñal en la boca y lanzarse a retener lo poco que resta de bipartidismo. Mientras el PP reaccionaba como el antaño poderoso al que le mueven la silla los nuevos impertinentes carentes de pedigrí —¡Oiga Ud.! ¿Quién se ha creído?—. El Presidente no acaba de comprender que su tiempo ya ha pasado. Su partido tampoco parece darse por enterado, al menos a tenor de las declaraciones que hacen sobre el desafecto Pedro Gómez de la Serna resumidas en “que hace daño al partido” —esto es, que daña las cifras, las expectativas de voto—, en ningún caso por compromiso ético del propio PP. Igual de perplejo debe estar Gómez de la Serna al entender que si dimite se le acaba el chiringuito montado en torno a las relaciones políticas y el manejo de información privilegiada. Un ejemplo más de la independencia del ejercicio profesional de algunos diputados, cuya valía es directamente proporcional al disfrute del cargo público.
   “Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde” decía el, a su pesar, tan bien emparentado Gil de Biedma. ¿Sería de ese verso de donde tomaron lo del eslogan electoral? De ser así, tiene más sentido…

Miriam Puente. La evidencia del gesto.

2/12/15

CASI DEBATE

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 2/12/2015. Contraportada.

   El debate del lunes en la UBU fue un acontecimiento celebrado que muestra un claro cambio de nuestra cultura democrática global y local.
   Reconozcamos, sin embargo, que el debate tuvo poco de tal. Sobró la confusa presentación del Delegado y, sobre todo, faltó coordinación y claridad. El acto estuvo regido por un reloj digital de absoluta e innecesaria presencia. Un debate funciona con el ritmo que imprime quien lo coordine y las interacciones de los participantes: nada de lo primero y poco de lo otro. Al no haber planteamientos temáticos las primeras intervenciones fueron los consabidos resúmenes de programas, bastante al tun tun. Las siguientes respuestas no llevaron a diálogo alguno. Algunas pullas y poco más. Que los contendientes estuvieran sentados fue otro error. Se debate de pie, con un atril que permita tener notas —y así no desperdigarlas por el suelo—, eso permite centrar el discurso y evitar que el cuerpo grite los nervios o inseguridades.
   Desde luego nunca un candidato debe pedir perdón por participar —M. Alonso, UA-IU—. Se debe ser preciso y saber dónde se está —“universidad de Derecho” espetó Vila, Podemos, en la facultad—. El papelón lo tuvo Mateu, PP, contando el mundo de Yupi-Rajoy o que el hospital de Burgos es público —ahí le dio duro Peña con buenas cifras—. Ibeas, de C’s, se hundió con su timorata postura ante este tema y sobre todo cuando le espetó al candidato y parado Manuel Alonso que, a diferencia de él, solo pudo estar en parte de las ponencias sobre el fracking en Villarcayo ya que “él trabajaba”.
   ¿Por qué solo hubo tres preguntas del público? Era la oportunidad de cierto debate real. ¿Y con qué criterio se decidía quién preguntaba? Resultó del peor tono que la primera cuestión —larga y adornada— fuera del propio Delegado de Derecho que peroró al principio…
   Las tablas se notaron. Por soltura, solidez en los datos y desparpajo ganó la representante del PSOE, Esther Peña. El toque de autenticidad lo aportó Manuel Alonso, quien a pesar de su inseguridad supo relacionar la lacra de la violencia de género con la injusticia laboral. La correcta frialdad, Miguel Vila, obsesivamente ceñido a las notas recibidas de Madrid.

   Como debate, justito. Pero el río suena... Hay hambre de política.


18/11/15

EN GUERRA

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 18/11/2015. Contraportada.

   Cada vez que un atentado sacude nuestra convivencia y autocomplacencia moral cogemos el rábano por las hojas y tratamos de recomponer el mundo con reajustes primarios y contradictorios. Así, lo primero es desatar una colérica venganza que reconduzca la lógica indignación. Luego, una de arena: declaraciones buenistas para exculpar a la religión —o lo que es lo mismo, revadalidarla— como si no fuera verdad que la religión está entre las razones de estos crímenes y muertes. Desde luego, la religión siempre ha sido un mecanismo para dar salida a la frustración, la angustia y la miseria. Decir hoy que “la religión es otra cosa” distinta a lo que practican los seguidores de ISIS es ignorarlo todo sobre las religiones, ahora y en el pasado.
   La construcción religiosa de aquellos que militan en esta guerra sorda depende, como tantas otras veces, de cuatro obviedades e imágenes bien utilizadas. Si durante siglos sirvieron las pobres esculturas de los tímpanos de las iglesias, ahora las imágenes las sirve youtube. No hace falta haber leído el corán, como durante siglos jamás leyeron la biblia los cristianos. Se trata(ba) de reconducir el miedo al caos, a la incertidumbre de la vida y el terror a la muerte. La nueva versión yihadista tiene todo lo que ha tenido siempre la religión: respuestas a los dramas y conflictos, también esperanzas, las más de las veces vanas. A la postre, los dioses siempre lo son a nuestra imagen y semejanza.
   En el pretendidamente laico Occidente tampoco hay demasiadas razones para el engreimiento: se sacralizaron las naciones convirtiéndolas en nuevas razones para la guerra y exclusión. Su sagrado nombre justifica arrasar, explotar y dominar… O morir.
   Las condiciones que propician el conflicto que enfrentamos hoy son la miseria, la explotación, la incultura, la insolidaridad, la marginación y la frustración. El detestable Estado Islámico surge de un fanatismo religioso autóctono y la vieja opresión de los pobres, que mucho debe a la secular e hipócrita rapiña de Occidente. La ceguera ante esta explotación y la profunda insolidaridad que viven nuestras sociedades europeas sirven las bases de un conflicto que salta fronteras y continentes. Podremos bombardear todo Oriente pero el problema no se solucionará. El problema somos todos, nuestras políticas (y nuestros dioses; y sagrados intereses nacionales).


4/11/15

EMBOSCADOS

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 04/11/2015. Contraportada.

   El patético papel jugado por Ciudadanos estos días en Calatayud ha permitido que Franco siga ostentando los máximos galardones de la ciudad. La justificación del deseado Rivera a la abstención de su hueste no ha podido ser más ramplona: que no quieren abrir el debate de la memoria histórica, que ellos defienden la Transición. Qué casualidad, lo mismo que dijo el PP en el Congreso cuando se propuso que el 2006 fuera el año de la memoria. Todo un retrato frente a las víctimas del franquismo.
Ahora toca Burgos. En este caso, al inmenso baldón de haber sido la capital de la cruzada —título recibido a través del BOE en octubre de 1961—, se suman los reconocimientos otorgados por el afectísimo ayuntamiento al dictador: la medalla de oro de la ciudad, el título de alcalde honorario y una avenida.
   El Pleno municipal debe retirar estos galardones en una perfecta comprensión de lo que es la historia y el compromiso democrático. El honor de dar nombre a un espacio urbano se debe, por encima de todo, a una pedagogía de principios que hace del callejero fuente de ciudadanía y valores democráticos. Ostentar la medalla de una ciudad supone el reconocimiento a una personalidad que se quiere lleve el nombre de la urbe por el mundo y se asocie con él. ¿Queremos para Burgos perpetuar la identificación con el franquismo como ya recordaron los jueces de la malhadada capital cultural europea 2016?
 Quien ostentó la máxima responsabilidad de una dictadura que asesinó y represalió inmisericordemente a sus conciudadanos durante décadas, que condujo al país al desastre de la guerra civil y acabó con las libertades no merece ser alcalde honorario ni cualquier otro galardón. Eso no supone anular la historia, al contrario. La historia, la buena historia —bien documentada, sopesada, analítica y comprometida con los DD.HH.— queda en manos de los historiadores profesionales que la recogen en sus libros y divulgan convenientemente. Lo demás son zarandajas para ocultar la connivencia con el franquismo.
   Tiempos de soslayo, de miserabilizar todo principio en pos del voto que llaman de centro, ese que parece ser el de la congojilla y el miedito a que algo se menee mucho... Ser demócrata no es algo de derechas o de izquierdas. Pero es un compromiso. Otra cosa es ser franquista (y vivir agazapado).


21/10/15

THE WALKING DEAD

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 21/10/2015. Contraportada.

La mejor serie que ahora mismo se emite en abierto tiene mucho de zombis, sangre y canibalismo. Los protagonistas, de postín, y el argumento, sobrecogedor: la descomposición del PP. Una larga entrega por capítulos de la debacle en tecnicolor de un gobierno, un partido y, en muchos sentidos, de una época.
Gangrenado por una corrupción impúdica y soez, el PP ofrece vídeos de hospitales que más que acierto publicitario parecen un caso de proyección de culpas —algo así como el síndrome de Lady Macbeth—. El logo ya no es blue, que ahora es blanco, de tanto que lavan… Esto mientras se dan dentelladas unos a otros y, al parecer, hasta se avergüenzan de sus siglas.
El gobierno actúa como un animal herido de muerte. Ya no hay reglas ni respetos, no queda tiempo para contemplaciones. La suma de elecciones va destapando su abismal distancia con la población, sus problemas y prioridades. Y sus mentiras. Un botón: el nuevo gobierno de Castilla-La Mancha se ha topado en los cajones con 37000 facturas no contabilizadas y que alcanzan un importe de 119 millones de euros. Preso de la desesperación, el PP diseña estrategias que parecen pensadas por el ciego del Lazarillo: nos colocan unos incomprensibles presupuestos exultantes de populismo fiscal y deciden que las elecciones se celebren el 20 de diciembre para ver si la locura de las luces y compras navideñas impregna de azul nuestros votos. Tan claro tienen que nos apellidamos Pichote… Por si acaso cuelan la escandalosa reforma de la ley de enjuiciamiento criminal, que queda mucha corrupción por juzgar.
El presidente solo debate con el cardenal Cañizares, ese gran impulsor del laicismo, mientras le llegan los soplos de los bajos fondos: Rivera ya es el favorito de los viejos amigos del Ibex 35. La traición ha anidado por todos los rincones.

Rajoy mira compungido como Sánchez compra lozanos trocitos de centro y explota el mercado de la nostalgia recuperando el puño y la rosa. Pero él, ¿qué puede rescatar? Como acaba de decir el nobel de economía Joseph Stieglitz en Vanity Fair: “el PP es uno de los causantes de que España esté en la bancarrota”. No hay donde mirar…


7/10/15

CON DIGNIDAD

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 07/10/2015. Contraportada

Hay tardes en que uno siente con desazón la multitud agolpada de sus viejos yoes. Tardes incómodas en las que brota algo más que la carga de nostalgia y viejas demandas. Hay tardes en que uno se vuelve consciente del secreto que porta: guarda al niño, al adolescente, al cabestro y al calavera, al nieto y al hijo que ha sido en volátil cuchipanda de afectos y miedos, de inseguridades, recelos y deseos. Un discurrir que llamamos biografía que, dicen, se entiende al volverse uno interior de otro: padre, abuelo, viejo. Pero algunas tardes, ese nuevo viejo que acuno, se agita y clama.
El paso de la vida debería acercarnos más a la piedad y a cualquier afecto que suponga una sonrisa ajena, la expulsión de un temor, una caricia. Una sabiduría sencilla, efectiva, limpia: estar bien. Somos muy capaces de crear infiernos de estupidez y codicia, de intolerancia, de sufrimiento inútil y cruel. ¿Con qué objeto? Es una pregunta que cada vez me cuesta más responder. ¿Por qué hay tanta gente empeñada en joder la vida a otros? Debe ser algo consustancial a nuestra química cerebral y a la miseria moral de quienes tienen miedo de asumir la levedad de la vida, su intensa brevedad, su simple verdad: vivir es una suma de presentes. Hasta que llega el último.
A lo largo de estos últimos días me he puesto en la piel de Estela y Antonio, los padres de Andrea, inundado por una pena honda, un dolor que como padre entiendo será para ellos inconsolable. La lucha por conseguir que su hija deje de sufrir innecesariamente y pueda morir con dignidad los eleva a gigantes dueños de un amor profundo, terrible, admirable. Ellos son la cara de una cruz bochornosa, un verdadero escándalo de deshumanización: el de unos profesionales que anteponen principios y creencias personales a la empatía con los sufrientes. Qué infortunio compartir el breve viaje de la vida con tantos intolerantes que se arrogan ser dioses y jueces del sufrimiento ajeno bajo premisas religiosas. El tremendo acto de amor de estos padres topa con la impiedad de quienes violan los derechos de otros al invocar una objeción de conciencia que desatiende las necesidades y sufrimientos de sus prójimos. Démonos cuanto antes, sin alharacas ni electoralismos, una legislación sobre la muerte digna basada en una ética común y solidaria, humanitaria.


Norman Rockwell. "Forsaken". The New York Times, 7 de diciembre de 1952.

23/9/15

MOLT FART

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 23/09/2015. Contraportada.

   Más que hartos estamos del asunto Cataluña. Nos han zarandeado sin compasión prometiendo, anunciando, profetizando las estupideces mayores mientras iban llegando a casa las facturas, los cargos y las letras entre decretos de recortes.
   Harta ver el nivel de manipulación, irresponsabilidad y despilfarro de quienes vienen construyendo ese anhelo popular de independencia. Casi tanto como la inoperancia, bravuconería, también irresponsabilidad, de nuestro españolísimo gobierno.
   Neoliberales los dos pastores, Mas y Rajoy han aplicado las mismas recetas de austericidio. Plena coherencia, ambos lo han hecho contra los de abajo, esos “que han vivido por encima de sus posibilidades”. Fatal casualidad debió ser que mientras algunos despilfarraban comprándose un piso, otros tejieran los bonitos paños de la púnica, el palau, la gurtell y demás tres por cientos… Rajoy dejó que creyeran que todo era cosa de la Merkell; Mas, ha jugado a acelerar la historia haciendo creer que la culpa era de Madrid, “que nos roba”.

   Prestos a ver qué dirán las urnas, pocas son ya las esperanzas. Satanizados quienes salieron con la boutade esa del “derecho a decidir” —¡en una democracia!—, se han salido con la suya al hacer creer al vulgo que su cabreo, sus problemas diarios, tienen que ver con que no les reconocen como nación… Con don Tancredo como presidente de España, los independentistas se han limitado a aplicar los moldes decimonónicos para la creación de naciones: invención del pasado, del pueblo y de los agravios. El resultado siempre es el olvido de la lucha de clases. La nación antes que los ciudadanos. Lo peor es esa penosa izquierda provinciana que de la mano de su cacique, hace propio el deseo de su burguesía.



9/9/15

PAÍS DE CIUDADANOS

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 09/09/2015, Contraportada.

   Situaciones como la crisis de los refugiados sirios remarcan la triste realidad de nuestro nuevo Estado tras el paso de las huestes neocon. La aplicación de las modas económicas aprendidas en las elitistas escuelas de negocio de fanatismos lockeanos propugnaban —y así lo hicieron— asaltar la economía pública y privatizar sus activos. Teóricamente la ley de oferta y demanda —lo menos parecido a una ley que pueda existir— iba a aumentar la competitividad y a redundar en mejores y más baratos servicios para los ciudadanos. El mantra de los necios defendía la eficacia de la gestión privada frente a la pública, perfecta excusa para posesionar o externalizar algo… (Ya saben, todo eso que luego hay que rescatar con dinero público).
   Lo que de verdad aumentó fue la corrupción —esa sí es una ley fija y consecuente con las privatizaciones— e inmediatamente la pauperización de los ciudadanos. Las grandes fortunas, los bancos, los amigos del presidente se han forrado en su espiral de corruptos y corruptores mientras nuestros servicios menguaban y se encarecían.  El neoliberalismo ha dejado al Estado capitidisminuido tras malbaratar sus activos, ha traído las burbujas de lo innecesario, la tensión social y un patológico egotismo de las clases medias altas que entienden al resto de la población como lastre.
   La penosísima reacción del gobierno ante la crisis humanitaria de los refugiados es reflejo de esa mentalidad mercantilista que jamás antepone el bien común a los beneficios privativos. Invocar nuestro propio pasado como refugiados o emigrantes es tontería ante quienes desde su clasismo y elitismo nunca han empatizado con el sufrimiento de los otros. Son los hijos de los de abajo los que emigran, o como dice Fátima Báñez, practican la “movilidad exterior”. Para ser solidario hay que ser capaz de empatizar, de compadecerse, de entender el drama de la pobreza, del hambre, de la inseguridad y la desesperación. Y de eso los españoles corrientes saben mucho. Lo incomprensible es apoyar a quienes te desprecian y exprimen, esos que fuera del tiempo de campaña jamás visitarían tu barrio, tu casa ni comerían tu comida.

   Celebremos ser un país de ciudadanos que por encima de su carcundia política sabe decir “Refugees Welcome”. 


13/8/15

ACLAREMOS LAS COSAS...

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
13/08/2015

   Penoso el espectáculo de greña y riña porteril de Ciudadanos en Burgos. Un partido que, desde postulados conservadores, podría ser percibido como una interesante alternativa a la corrupción y desconexión con el votante, en Burgos muestra la peor cara de la ambición más turbia, del afán por encabezar y medrar.
   La actitud irresponsable y el juego sucio practicado por Bañeres en las negociaciones previas a la constitución del ayuntamiento, su repentina e injustificada artimaña de pedir el voto para sí in extremis, no son razones para castigar a Álvarez de Eulate, a la postre la única que en verdad se ajustó a lo que parecían ser los principios de su partido.
   Lo sucedido en Burgos demuestra, una vez más, el carácter de periferia que tiene nuestra ciudad al no recibir la atención y apoyos de la cabeza de C’s para alcanzar pactos o compromisos reales. Aquí se dejó hacer a quien sin otro pedigrí político que haber desembarcado oportunamente en un partido localmente desnortado y con aluviones poco claros, consiguió hacerse en tiempo récord con la lista.
   A Álvarez de Eulate le colgarán ahora el sambenito del tránsfuga, pero lo cierto es que en el caso de esta concejala no parece ser de tan clara aplicación el término. Ni ella, como dice el DRAE, se ha pasado a otra ideología o colectividad —no quisieron inscribirla en el grupo municipal de C’s—, ni se ha separado del partido, pues en todo caso le han separado. A ella y otros 25 más, al parecer.  ¿Qué ocurre con una representante que, además, accede a la lista de votaciones a través de unas primarias que indican su apoyo directo y, por lo tanto, el voto a la persona y no solo a las siglas? ¿Qué concepto de democracia interna maneja Ciudadanos Burgos? ¿El de una organización militarizada o abertzale?
   En boca de la coordinadora de la agrupación local todo suena a jerga de picapleitos, a retorcimiento de los términos y las normas para forzar una realidad que parece mucho más clara de lo que se esfuerzan en transmitirnos.
   La dirección nacional de C’s debería plantearse si tiene tres o un concejal en Burgos. El afán de Albert Rivera por mostrar dominio y disciplina en una organización que ha crecido descontroladamente, absorbiendo partidos preexistentes —a veces de ideologías poco coincidentes con C’s— y dando salida a tanto neófito de poco fuste, puede llevarle a cometer una seria injusticia en Burgos. Uno de esos casos en los que “pagan justos por pecadores”.




24/6/15

LOOKING FOR PETER

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 24/06/2015. Contraportada.

   He notado un hálito de esperanza entre alguno de nuestros convecinos tras la última puesta en escena de Peter Sánchez, del SWSP (Spanish Socialist Workers Party). Acompañado de Mrs. Gómez nuestro Peter se envolvió en la bandera, como un buen demócrata cualquiera… Faltó el desplome de miles de globitos al terminar para ser una gran convención, pero entiendo el debate: ¿globos rojos con el logo del PSOE? ¿Globos rojigualdas? ¿No será demasiado rojismo? ¿Tal vez demasiado españolismo?
   La nueva estrategia del PSOE, la cacareada vuelta a los orígenes, a la coherencia y significado de sus siglas ha quedado en la invasión del espacio recientemente ocupado por Ciudadanos. Primer mensaje: el PSOE da perdida la batalla por el flanco izquierdo; solo aspira al moderantismo. Parecía que Podemos les había arrebatado la etiqueta de socialdemócratas. Ahora sabemos que no fue así; se la han regalado.
   Segundo mensaje: la izquierda (o asimilables) conquista los símbolos nacionales. En puridad, la utilización de la bandera como símbolo nacional nada debería tener de extraño. Seguramente, lo más loable del acto en el Circo Price (LOL) es la normalización de los emblemas nacionales, perversamente secuestrados desde hace una eternidad por la derecha. Es cierto que en España tenemos una historia complicada con los símbolos pero también que nuestro problema tiene más que ver con toneladas de intolerancia y exclusivismo que con lo acertado de los colores. Aceptemos que la actual es la vigente, no pidamos más por el momento. Que sirva para algo más que los mundiales… Y para los puristas vexilológicos de la izquierda, (que son legión): si ha de venir la república, tranquilidad, ya haremos una de lunares. Por cierto, a cada cual lo suyo, en esto ya se adelantaron los de Podemos al reclamar el uso del término patria como valor colectivo por encima de siglas. “La patria no es un pin en la solapa”, dijo en enero el joven Pablo Iglesias.
   El problema, desde mi punto de vista, es creer que el cambio, esa nueva palabra mágica, puede llegar “tranquilo” o centrado… En filología eso es un oxímoron. Y por ahí, oigan, no. Hasta las gónadas ya de sucedáneos y marcas blancas. Dennos, por favor, argo güeno (de una p. vez).


12/6/15

EL ÓRDAGO (DE BAÑERES)

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
12/06/2015


   ¿Cobarde o temeraria? ¿Coherente o desmedidamente ambiciosa? La propuesta última de Gloria Bañeres le sitúa en el ojo del huracán político de la ciudad. Si sus palabras son ciertas, algo de mella hizo la declaración del bloque progresista de que su abstención la convertía en una aliada del PP. ¿Qué es lo que de verdad no ha alcanzado Bañeres del PP? La puesta en escena de su decisión última no avala que sea por pura resistencia del PP a sus demandas… Ha de ser algo que se le escapa a su propia compañera de partido Álvarez de Eulate… Algo más personal, tal vez más taimado.
   La aparente huida hacia delante —votarse a sí misma—, tiene unos gramos de malignidad. En principio el resultado podría ser el mismo: que acabe gobernando el PP. El caso es que ha hecho una llamada al bloque Psoe-Imagina… Luego sí se ve de alcaldesa pero ¿a qué precio?
   La posibilidad de desbancar al PP del ayuntamiento es muy, pero que muy tentadora. Sobre todo abre la posibilidad de poner en acción los cambios de políticas demandados por los ciudadanos que mayoritariamente han votado en contra del PP, esto es, a otras opciones: el 68,56%. Lo de la lista más votada es una trampa saducea para conservar poder, y esa es la amenaza que pende sobre todos los burgaleses —solo un 31,44% ha votado al PP—. ¿Por qué es más justo que ese tercio decida sobre la mayoría?
   Ahora bien, ¿qué implica pactar con Bañeres? Si quiere entrar en la historia como primera alcaldesa de Burgos en ese lote debería ir el facilitar el cambio regenerativo hacia un sistema más participativo, más al servicio de los ciudadanos, más justo… Se puede hacer historia, o se puede ser una anécdota. El bloque progresista podría aceptar que Bañeres fuera alcaldesa si ella asume el acuerdo que ellos ya han firmado, un acuerdo que profundiza democráticamente la gestión municipal y de impecable sentido ético y regenerativo. En ese viaje, C’s se mostraría como un partido auténticamente comprometido con su realidad social, asumiendo los riesgos de ir contra lo establecido y su carencia ética. Pero si Gloria Bañeres renuncia a consensuar, a reunirse con sus posibles aliados antes de la elección, todo es una trampa y un juego de una mediocre y ramplona política de cabildeo y entrecortinajes.

   ¿Busca Bañeres el bien de Burgos? ¿Apuesta C’s por cambiar el monipodio que gobierna Burgos? ¿O está pidiendo su parte de la tarta? Por sus obras los conoceréis… El órdago está echado, pero igual la jugada buena no era esta... Al final sí va a ser un favor al PP. Y ella será la gran retratada.


10/6/15

EL PACTO PACTADO

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 10/06/2015. Contraportada.

   El arte del pacto es sutil y delicado, osado unas veces, paciente las más. Pactar requiere leves galanuras, la tensión del furtivo, palabras justas y codos de fullero. En una negociación se han de escuchar los silencios, los tronantes suspiros, la inquietud sobrevenida… Si nada se sabe de gestos se está perdido frente al que manos ajenas lee, o el leve arqueo de cejas, un cruce de piernas, o la incomodidad corporal… El buen negociador llega comido y convencido de su fuerza, aun cuando esta no exista; y jamás invoca como principio el máximo deseo final. Marcará tiempos sin nombrarlos, tensará sin romper y permitirá a la otra parte creer suyos los tantos propios… y mostrar así generosidad para con uno. Nunca un buen acuerdo llega pronto: hay que dosificar las aproximaciones, graduar la información, dudar —o parecerlo— y consultar —o parecerlo— con quienes se representa… Mínimas las posturas de fuerza, ausentes las chanzas, por tales vías se alcanza la apoteosis acordante.
   En las mesas de estos días se ve quien está por el pacto y quien sufre su representación; quien está hambriento de acuerdo y a quien harta la sutileza y requiebros y así trona disolvente y majadero… Está Gracián y Don Juán, está Quevedo y, a ratos, el bombero torero.
   En la actitud de algunas se percibe que todo está ya dicho y lejos de las mesas, esposadas a decisiones oscuras, ya han rifado sus bazas. Hay negociadores que no están presentes, que venden cara la disciplina de sus peones. Las hay cucas y las hay Cifuentes, viejasniñas urdidoras que saben de los nervios del novicio, del cosquilleo de la fama nueva, y guiñan y premian y halagan y embozan toda la fealdad antigua pues ahora solo soy vuestra y solo vuestro agrado me mueve…

   Pactan algunos a lo cuerdo, los más sin saberse en un tablero mayor. Muchos llenos de afeites les duele tanta luz, braman: demasiados ingratos plenos de bisoñez. A ellos berrean aquellos lactantes con ganas de dentición. Alcaldables torpes, masones escasos, ilusión confundidora… Mucho grano se anda perdiendo entre tanto tahur.


A. Modigliani. Retrato de un hombre con sombrero. 1915.

27/5/15

MUNICIPALIA

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 27/05/2015. Contraportada.

Querido Diario: ¿Qué han entendido los candidatos a tenor de los resultados? Javier Lacalle, a pesar de la cara de circunstancias con la que sale en las fotos, no parece que mucho. Su torpe explicación a la pérdida de un 30,7% del voto diciendo que se ha debido a una proyección de la política nacional y no a motivos locales, es una huida hacia delante, con el implícito reconocimiento de saberse un lastre para el PP. El problema de Lacalle es que representa lo que la ciudadanía detesta: la ambigüedad moral, la vieja política de baldosas y aparcamientos, el gusto por la fanfarria y, sobre todo, el abandono de los habitantes de los barrios. Demasiadas veces se nos olvida que las ciudades no son escenarios o parques temáticos. Las ciudades son vecindarios llenos de gentes a las que atender, cuidar y dar oportunidades. En el contexto de una crisis terrible, el ayuntamiento ha sido sordo a las necesidades y parco en los gestos.
Vayamos con la nueva política. Si C’s es una protesta de un centro-derecha que reclama ética lo que no puede hacer es apoyar a quienes han significado los problemas, la distancia del electorado y la insensibilidad social. C’s sobrevivirá sobre su independencia y no el sucursalismo. En Burgos no hay mejor cura ética que bajar del pedestal al PP y hacerle pasar por un regenerante período de oposición.
La posibilidad de acuerdos debería pasar por encajes con las prioridades ciudadanas, negociaciones de medidas, no de sillones. Dejémonos de bobadas del estilo de “lista más votada” cuando ésta solo representa el 31,44% de los votos. Más valor tendrá, en ratio democrática, la conjunción del PSOE, Imagina y C’s, fuerzas que representan el 57,37% de los votos emitidos. Imagina, nuevo actor que representa el futuro, debería encabezar tales esfuerzos transformadores.

La Europa que más admiramos, la más sólida en valores democráticos, la más dinámica en políticas sociales y la económicamente más sostenible y estable se gobierna sobre minorías, gobiernos multicolor, negociaciones permanentes. A mayor participación, menor riesgo de corrupción, inseguridad jurídica y volatilidad económica. Todos hemos entendido que lo que ha pasado es que ha brotado la democracia, la genuina, la incardinada en la vida de las gentes. Lo de antes… está caducado.


13/5/15

SALIR DEL NIDO

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 13/05/2015. Contraportada.


El último Salvados de Jordi Évole es una de las mejores —y más difíciles— propuestas para enfrentar la violencia. Huyendo de maniqueísmos facilones, la intensa entrevista al ex-etarra Iñaki Rekarte supuso mirar cara a cara al mal, a nuestros peores demonios y constatar la bajeza moral que subyace en todo esto. El profundo arrepentimiento de Rekarte me pareció el mayor acto de valentía de toda su vida. Oírle hablar de su terrible equivocación vital, de asumirse un mierda manipulado con 18 años que no supo negarse a convertirse en un gudari, el reconocimiento del fanatismo e ignorancia existente en ETA —las ovejas—, de la bochornosa catadura de los jefes, del gobierno del odio… Fue, como proponía el título del programa, como mirar ETA desde dentro.
Decía Hannah Arendt en sus comentarios al juicio del nazi Eichmann en Jerusalén, lo desconcertante que era contemplar “la banalidad del mal”, el aspecto de pobre hombrecillo de aquel que debía encarnar la perversión absoluta del nazismo. Lo hemos visto en otros casos, como en los torturadores argentinos, carniceros de 8:00 a 15:00 y después amantes padres… En Salvados oímos hablar de cuán necios eran en la cúpula etarra, qué grado de improvisación manejaban, qué poca preparación real tenían los comandos, de su nulo interés por la política o la sacrosanta historia de Euskadi. Toda una desmitificación de la serpiente.
Cuán importantes han sido medidas como la vía Nanclares para la reinserción de los presos o los difíciles encuentros entre etarras y víctimas. Enfrentar al asesino con sus consecuencias, con el dolor de otros, es una terapia de sufrimiento pero también de madurez y superación para una sociedad que ha sufrido la lacra del terrorismo. Una lucha que solo se vence con la convicción de que la vida de cualquier persona está por encima de toda idea y todo fin político. Sin demagogias irresponsables.

ETA quedó retratada como un inmenso e injustificable error. Por el camino, también hemos de enfrentar otras responsabilidades, como la práctica de torturas de las fuerzas del orden, constatadas por organismos como Amnistía Internacional, Naciones Unidas y muchos médicos forenses españoles. Y que continúan, como sabe el Gobierno por el informe encargado al catedrático de Valladolid, Fernando Rey. Seamos también exigentes en esto. Se trata de nuestra convivencia. Y de nuestra humanidad.


29/4/15

LA MAREA PIJA

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 29/04/2015. Contraportada,

Pocas cosas más claras del difícil panorama político que el asqueo por la indignidad que exhiben los políticos viejunos, refocilándose en la  “legalidad” de sus ingresos no declarados, comisiones injustificables, servicios impúdicos. La marea de escándalos no cesa y cubre la totalidad ibérica de fértil abono —en castizo, mierda— que hace crecer nuevas hierbas a la sombra del PP y del PSOE.
La crisis acabó con el sueño de imparable progreso que alimentaban los viejos partidos. Las clases medias, adictas a la droga del “Ud. no se preocupe por nada”, tardaron en abrir los ojos. Y una vez abiertos, quedaron horrorizadas por el paisaje. El sueño constitucional de un país para todos había sido conducido al fracaso. La crisis venía a dar la puntilla a la igualdad de oportunidades, a la justicia para todos, a la preocupación por la gente —por su  educación, por su salud, atención y bienestar—. Y lo peor, todo ha sucedido con el concurso de nuestros votos y palmaria ceguera.
El rescate, si así lo podemos llamar, vino de la mano de quienes decidieron arremangarse y no tragarse más las tontoladas de que era cosa de una o dos manzanas. Como se va viendo día a día, es cosa del cesto entero. Ahora bien, ¿qué está sucediendo con las alternativas y con los votantes? Empezando por estos últimos, se aprecia el cansancio de tanta hiperactividad crítica. Las jibarizadas clases medias echan de menos los tiempos de yonquis y se corre el riesgo de caer en una superficiliadad de compromiso. Hartos de caspa vieja, de fachas histriónicos corruptos quieren creer que Ciudadanos es una derecha centrada, a lo Cameron, con flequillo y suave discurso neoliberal. Y Rivera, “uno de ellos”, ha entendido la demanda y ofrece un  sueñito americano: guapos y triunfadores… Eso sí, vigilados por sus propios detectives a la caza de inconvenientes trepas o fachas.

Con una clase media en peligro de extinción, ¿qué hace Podemos? Me temo que perderse. Gestionar tanta heterogeneidad de origen no es fácil. Los posibles votantes no entienden las puyas internas, las nuevas banderías regionales, las obsesiones por descabezar IU o el desembarco de listas ajenas.  Los tiempos son convulsos y precipitados, y es importante transmitir solidez, convicción y proyecto. ¿Lo hay? Porque los pijos están sobrerrepresentados… 


15/4/15

ESTÉPAR

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 15/04/2015. Contraportada.

Desde el primer momento había habido violencia, muertos abandonados, voces imperativas, exhibición de músculo y camisa, mucha corneta, fusil y ricino. Inmediatos fueron los cierres de locales, la confiscación de fichas, las capturas en las casas…
El mando militar señaló como objetivos a cualesquiera pertenecientes o simpatizantes de partidos del Frente Popular. Del Gobierno Civil salían las listas de los reos con mandato de ingresar en la prisión. En las calles el matonismo se hizo fuerte: había que gritar los lemas, levantar el brazo y celebrar la vejación pública de las pobres y medio desnudas rapadas. Los mediocres y temerosos, los trepas y los fanáticos aprovechando el río revuelto denunciaban…
Aparecían cadáveres sin enterrar en las cuestas de la Cartuja y otros lugares de las afueras. Un terror sordo se instaló entre grandes capas de la población.
Con la caída del verano comenzó la represión más virulenta y organizada. Siempre todo coordinado por la autoridad militar competente.
Las familias diariamente hacían su camino de hormigas hasta la prisión con mantas y alimentos. Al principio, vírgenes de esperanza: “no os preocupéis, nada hemos hecho, nada puede sucedernos…”. Hasta que empezaron las desapariciones en funestas tandas nocturnas. Entonces, las prisas, la búsqueda de recomendaciones, el toparse con las puertas cerradas… Los viejos vecinos vueltos pedernales.
Se decidió ocultar a la población afecta la metódica limpieza ideológica. Había de evitarse el escándalo morboso para las gentes de orden que ya se saben en una guerra santa: la cruzada. Y el engranaje se puso en marcha. Por la mañana se elaboraban “las libertades” de los que compondrían la saca. A media tarde un pequeño retén de soldados en su camioneta se desplazaba a unos 20 kilómetros de la ciudad. Unas veces hacia Logroño, otras hacia Briviesca, Lerma o Estépar. Elegían el lugar y preparaban el terreno. Por la noche, entre las dos y las cuatro de la madrugada, llegaba la camioneta o el autobús con su despavorida carga. En los pueblos cercanos, los primeros en levantarse para acarrear el trigo, oían la funesta fusilería.
Asesinaron a los más comprometidos con el cambio y la modernización. A los más activos política, sindical y culturalmente. A los mejores, como diría Primo Levi. Los perdieron sus desgarradas familias pero también la sociedad entera, desde entonces cojitranca, incompleta. Hoy, por el esfuerzo contracorriente de sus deudos, cada vez menos.

Estépar. Abril, 2015.

1/4/15

BUSCANDO UN CENTRO

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 01/04/2015. Contraportada.

La crisis económica desató entre algunos analistas una fervorosa transversalidad que se decía superaba el viejo esquema de las clases y las ideologías. En cuanto a lo primero, na de na. Las clases siguen existiendo aunque se ha complicado el esquema. Así, la sociología maneja hoy siete: élite, clase media establecida, clase media técnica, nuevos trabajadores acaudalados, clase trabajadora tradicional, trabajadores emergentes y proletariado precario (Sociology Journal, 2013).
En cuanto a la superación de los esquemas derecha-izquierda, nadie se lo cree pero se dice, se insiste y repite. Es una razón de demoscopia electoral: se ganan las elecciones conquistando el centro, que por naturaleza es indeciso y ambiguo.
Podemos, nadie se engaña, es de izquierdas. Ha aplicado el inteligente discurso acuñado por la izquierda latinoamericana, harta del maniqueo esquema de la guerra fría. Así, el escurridizo subcomandante Marcos acudió al revolucionario Zapata para defender los derechos de los indígenas de Chiapas. Nada de Marx, Lenin o Mao, pensadores, por otro lado, alejados de la realidad latinoamericana. Otro tanto hizo Chaves con Bolívar, acuñando una ideología mezcla de izquierdismo de tradición liberal decimonónica (por lo tanto nacionalista) y panamericanismo… Podemos trata igualmente de huir de fáciles encorsetamientos en un país de tópicos trasnochados y sin próceres de altura.
Ciudadanos es de derechas, sin aspavientos. Dígase con tranquila seguridad. Habrá quien lo dude al contemplar el referente conservador del PP, partido que se gusta más Republican-tea-party que CDU alemán. La cara hosca, dogmática y recortadora del PP se ha visto superada por la imagen de moderno niño aplicado con tirabuzones de Albert Rivera. Su ambiguo centrismo ha construido en tiempo record un partido nacional desde una amalgama localista que ya veremos cuán sostenible es. Y el PP, lento y errático, reaccionó de la peor forma: negándoles españolidad por ser catalanes (“ciutadans”: ¡toma argumento, Artur Mas!). La paradoja es que donde C’s ha exhibido su derecha rotunda (negar la asistencia médica completa a los emigrantes), el PP recortador responde ahora “con rostro humano”: él sí va a dar la atención primaria que él mismo quitó. Aunque sin tarjeta de la SS…

Las elecciones se ganarán sumando el centro, pero lo que éste demanda fundamentalmente es honestidad y compromiso con lo público (educación, sanidad, asistencia social), que es lo que hace patria.


18/3/15

BELIEVERS OR CITIZENS

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 18703/2015. Contraportada.

Parecía un debate superado, una sociedad que por fin había llegado a la Modernidad definidora de un espacio público diverso, democrático y laico. Pero he aquí que de nuevo, cual bucle temporal, nos topamos con la cuestión de la religión en la vida pública del país por vía política.
El escandaloso currículo publicado por la jerarquía católica en el BOE –rechazado por todos los grupos de la oposición en el Congreso y científicos–, nos devuelve a los tiempos en que la Iglesia se consideraba dueña de la moral y del destino de los españoles. Tiempos de integrismo, de intolerancia y nacionalcatolicismo, de monopolio.
El asunto es especialmente grave cuando estamos encarando algunos de los problemas que genera la presencia de la religión en la política –terrorismo islámico, sionismo recalcitrante, etc.–. Con todo lo relativo al aborto, eutanasia o derechos de los gays, hemos vivido broncos debates desde una moral religiosa restrictiva e invasora de la privacidad ajena. Nuestras sociedades se basan en el concepto ciudadano, sujeto de derechos, libertades y obligaciones, de carácter neutro en su ideología y definido únicamente para la mejor convivencia social. Si sustituyéramos éste por el de creyente, serían terceros –sus guías o pastores– los que asumirían la capacidad de elegir y de definir la vida pública. Ya no seríamos sumas de ciudadanos, seríamos rebaños, grey.  Y así lo define el currículo de religión cuando señala que se ha de asumir “la incapacidad de la persona para alcanzar por sí misma la felicidad”, o para comprender la vida que, remarcan, no procede de otra cosa que “del origen divino del cosmos”. Con esto y un poco de tiempo, los cambios buscados por la Institución, llegarán.

Se acaba de publicar un estudio en Reino Unido –Huffington Post UK– que señala que los británicos perciben a quienes se definen ateos como mejores personas y más morales que a los creyentes. Según el estudio, más de la mitad de los encuestados creen que la religión hace más daño que bien. En España el descenso imparable de alumnos que cursan voluntariamente religión en colegios e institutos evidencia la distancia con la Iglesia, con sus planteamientos restrictivos y, sobre todo, con los escándalos que protagoniza –abusos, exorcismos, corrupción–. Pero aquí, el Gobierno, todo lo soluciona.

Paul Gauguin. "Visión después del sermón", 1888.

4/3/15

¡AY, LAS LISTAS!

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 04/03/2015. Contraportada.

No le envidio la papeleta a los que cocinan las listas electorales. Sus teléfonos estarán echando humo y tendrán colapsado el correo electrónico: “¿Qué hay de lo mío, Manolo? ¿Cómo que el veintiocho? Después de cuatro años llevando cafés y mandando cartas al periódico no merezco este trato…”. En fin.
Mucho más que el puesto X o Y se está jugando en la elaboración de las listas. Desde luego, los ciudadanos seguimos expectantes el quién es quién, sus rostros, aspectos y currículo de los nuevos –o no tan nuevos– aspirantes. Hay ganas de cambio. No a cualquier precio, ni una simple rebaja de edades como imagen de una sociedad que no se quiere reconocer envejecida. Pero hay indubitables ganas de cambio en todos los sitios. Un segundo foco de atención está sobre el cómo se realizan estas listas, especialmente la elección de los cabezas de lista. Modelos hay para todos los gustos. Por un lado, el modelo DD –Designio Divino–, esto es, un miguelangelesco dedo extendido desde un oscuro trasaltar que va desvelando las listas por interesante goteo con notable angustia de precandidatos. Luego está modelo ¡Shazzan!, en el que el candidato-genio aparece repentina y mágicamente para descanso de propios que, renovada su ilusión, ya no se ven en un tranvía perdedor. Tenemos el modelo GXM (Gresca por lo mío) donde hay unos intérpretes de las bases que deciden la obsolescencia del anterior cabeza de lista que ni-pertenece-al-partido-y-además-hace-lo-que-le-da-la gana-mientras-se-queja-de-que-el-partido-quiera-decidir-sobre-la-lista-del-partido. (Así, de un tirón). Luego están los procesos de primarias. En esto hay variaciones que nos tienen algo confundidos: hay candidatos/as ya elegidos que son defenestrados, o se van, pero luego convergen, y vuelven a nuevas primarias… convergidas o no. El increíble caso de la candidata menguante Tania Sánchez es todo un culebrón de incierto final. Está, por último, la lista BA –Bien Aparecida–, tiene algo del modelo DD, pero incorpora la ilusión del partido nuevo que tiene hueco para todo el mundo.

¿Y una guía del votante? Tenemos partidos viejunos y novísimos, partidos –3– que “no son de derecha ni de izquierda”, partidos que ya veremos, partidos responsables, partidos desunidos, partidos acongojados, partidos en desbandada… ¡Qué difícil se nos presenta la primavera, San Antonio de Delfos!


Vincent Van Gogh. "Noche estrellada". 1889.

18/2/15

OJALÁ...

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 18/02/2015, Contraportada.

El innecesario –y pronto sabremos si anticonstitucional– pacto contra el terrorismo del PP y PSOE se sostiene sobre elementos confusos de castigo y represión, con grave violación de las libertades. Oyendo a Rajoy y a Sánchez pareciera que hasta ahora España no ha sabido luchar contra el yihadismo. Sin embargo, las fuerzas de seguridad españolas han sido las más eficaces de Europa: detuvieron en 2004 a los terroristas del 11-M y desde entonces no ha habido año en que no capturen a sujetos vinculados de una forma u otra con la yihad en suelo español. Dos conclusiones: los cuerpos policiales españoles funcionan; y tenemos herramientas jurídicas suficientes para luchar contra el terrorismo.
Entonces, ¿para qué el pacto? Solo cabe concluir que para excitar el miedo. Es vieja la práctica de alentar fantasmas de inseguridad en períodos electorales. Supone un juego sucio pero efectivo, especialmente en beneficio de los partidos conservadores.
No cabe duda de que el yihadismo es una amenaza real. Pero deberíamos preguntarnos ¿por qué jóvenes nacidos en Europa acaban ingresando en grupos yihadistas? Las respuestas deben ser autocríticas con nuestro modelo de convivencia y respeto. Ignorantes de sus prácticas, los europeos menospreciamos lo islámico en un ejercicio de autocomplaciente etnocentrismo. En el caso de España con el añadido del contraproducente peso de la religión en nuestra identidad colectiva —en la que el moro sigue siendo el gran otro cultural—, carentes de un laicismo cívico real que equipare en valor las distintas creencias y las fije al ámbito privado. Los libros de historia escolares siguen hablando de una falaz reconquista, y de los godos como si fueran españoles. En cambio, ocho siglos sobre tierra ibérica, casi treinta generaciones naciendo y muriendo no convierten en españoles a los musulmanes peninsulares… Y en esos mismos ámbitos escolares se menosprecian elementos tan sensibles como el hiyab reduciéndolo en sus reglamentos de convivencia al valor de una gorra de adolescente gamberro en vez de, v. gr., a portar un escapulario… Las comunidades musulmanas europeas son las primeras preocupadas por evitar que sus jóvenes se radicalicen por causa del rechazo experimentado. Nuestro común interés es hacerles ver que ya están en casa, que independientemente de la religión otras son las cosas que nos unen como iguales. ¿Esto no es pactable?


Ilustración de "El libro de los juegos", de Alfonso X.

4/2/15

¿LOS SUYOS (DE UD.)?

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 04/02/2015, Contraportada.

Seguramente Ud. se tiene por una persona de bien. Le gusta el orden y las buenas formas, una cierta etiqueta en su vestir. Conoce quiénes son los principales y gusta de ser saludado por alguno de ellos. Asiste a misa sin complejos y siente el orgullo de su ciudad y provincia como si le hubiera tocado el gordo de los designios divinos. Con los cincuenta muy sobrepasados, está más que mosca con la política actual.
Desde la óptica de una persona de orden de una ciudad de provincias, nada más natural que votar un partido conservador. ¿Qué otra cosa iba a hacer? El río de su vida le ha ofrecido el continuismo de los mismos apellidos en las mismas instituciones, los mismos lugares, la vieja retórica… Sin embargo, de un tiempo a esta parte tiene la sensación de pisar lodo inestable. ¿Qué queda de aquel paternalismo que sobre bases nacionalcatólicas aseguraba los servicios públicos básicos? Los mantras del emprendimiento y el mercado le tienen desconcertado. Ud., persona respetable, cumplidor, serio y cabal, pensaba que al Estado le preocupaban sus ciudadanos y se topa con que “los suyos”, los principales y respetados que le palmeaban y gritaban ¡España, España! han recortado servicios, vaciado el erario público, cobrado mordidas y abierto cuentas en paraísos extranjeros. Ahora andan tratando de esquivar el escándalo y la vergüenza de las imputaciones judiciales, las revelaciones del tesorero que les daba los sobres misteriosos
El orgullo con el que presume de tener tres hijos universitarios, no parece que vaya a alcanzar a sus nietos. Y con los crecientes achaques que provee la edad, el mamoneo del Hospital Universitario le tiene más que cabreado y hasta las gónadas el precio del parking. Le cuesta aceptarlo pero el concepto de derecha que Ud. tenía no es el que rige. Ahora es la selva, el darwinismo social, el beneficio de los muy pudientes y el abandono de las clases ya no medias sino minimizadas. Se lo dijo un compañero: es que ahora son neocon.

Le gustaba a Ud. eso de que eran de centro… Y ahí le han dado, en el mismo centro.

Norman Rockwell. "Three umpires", 1949.

21/1/15

Y SIN EMBARGO...

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 21/01/2015. Contraportada.


Tras los terribles atentados de Francia hemos asistido a un sinfín de declaraciones higienizantes de la religión, de toda religión, señalando que el fanatismo de unos pocos no debe extenderse a la totalidad de los creyentes. Correcto. Sin embargo, es indiscutible que las razones subyacentes de estos asesinatos son de tipo religioso, con factores histórico-políticos añadidos, si se quiere, pero en cualquier caso principios religiosos de tipo exclusivista.
La religión es un asunto complejo que va más allá de la adoración de este o esotros dioses. Es, por encima de todo, un asunto social, para ahormar  grupos, modelar moralidades, ejercer control y poder. Desde hace siglos se ha matado en nombre de la religión tanto a extraños como a disidentes, ha sido causa de guerra y de exclusión —casi siempre ésta por vía de exterminio—.
Con la Modernidad y la secularización de la ciencia, se sacralizó la política. El nacionalismo adoptó lenguajes religiosos para definir a la patria consagrando el poder en nuevos templos y símbolos —banderas, himnos, lenguas, rasgos— definiendo liturgias fanatizadoras  de las masas. Quienes antaño entregaban su vida por su dios, ahora lo harían por su patria.
La democracia navega estas mismas aguas benditas para defender un contrato social y corregir la idea de que el grupo —la nación de base histórica, étnica o religiosa— esté por encima del individuo. Solo a partir de la laicización de la política es posible alcanzar un pleno ejercicio de las libertades individuales, máxime en nuestras complejas y heterogéneas sociedades. La democracia no puede ser nunca un imperio de la seguridad. Inevitablemente es una sociedad de riesgo: el de vivir en libertad. Este riesgo implica convivir con grupos que se definen a partir de verdades reveladas, que se asumen elegidos, que se rigen por mandamientos que creen por encima de las leyes o que debieran ser el sustento de leyes. Es la contradicción que supone respetar la intolerancia de unos para poder defender la libertad de todos.
Entonces, ¿debemos entender y apoyar los recortes de libertades por decreto, para una supuesta defensa de la seguridad ciudadana? No nos engañemos, pretender la seguridad a toda costa solo conduce a la tiranía. La misma que quieren imponer los que invocan a tiros a su dios.

 Francisco de Goya. "Disparate de miedo", 1815-1819.

8/1/15

LOS BUENOS PROPÓSITOS...

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 07/01/2015, Contraportada.

A menudo les digo a mis estudiantes que es en la incoherencia, la contradicción y en la hipocresía donde radica la posibilidad de una vida cotidiana menos infeliz. Solo desde la afirmación de estos aparentes contravalores veo posible asentar una sociedad basada en individuos con derechos.
Veamos. La incoherencia posibilita ser flexible con las normas y los principios que, de otra forma, convertirían nuestro mundo en una turbamulta de fanatismo y estupidez reiterada. Solo la inteligencia es elástica y, a la postre, empática, o lo que es lo mismo, capaz de anteponer las personas a las normas, a los mandamientos o, por ejemplo, a los acuerdos hipotecarios.
La contradicción, sustentada en el mismo principio permite el juego del respeto y la paradoja haciendo posible la diversidad y la heterogeneidad: que uno quiera mucho lo propio pero que no vea conflicto en apreciar o simplemente respetar lo ajeno. Lo que vendría a reconocer que en Valladolid o en ciertas fundaciones también puede haber vida inteligente, que bien puede un republicano celebrar el día de reyes como el de la ilusión de sus hijos o que un ateo informado pueda sobrevivir a las navidades sin atentar contra vidas o bienes ajenos.
La hipocresía es el fundamento mismo de esas otras cosas que reciben nombres como urbanidad, educación y corrección política. Una adecuada dosis somete al látigo de la prudencia las reacciones instintivas, los pensamientos de innecesaria sinceridad brutal que conlleva la ofensa, el agravio, el desprecio y el insulto. ¡Tantos chistes casposos y malsonantes, ridiculizadores de minorías o vergonzantes con colectivos subrepresentados que nos ahorraríamos! Un buen hipócrita se cruza con el alcalde saliente y le desea educadamente un feliz año y ambos, por distintas razones, se despiden sonrientes.

En el nuevo año que comienza hoy con el amargor de los roscos, la puesta al día de las tarjetas humeantes y la deslealtad del cinturón les deseo, de corazón, toda la incoherencia, contradicción e hipocresía de que sean capaces. Así quiero yo a los buenos vecinos.

René Magritte, "Hijo de hombre", 1964.