20/6/12

IMBERBES (EN CAJAS)


IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA, 20/06/2012.


Gastamos refranes que conjugan barbas y su remojo, que parece, más bien, que nos pillan a por uvas... Con la que ha caído con la fallida reestructuración del sistema financiero y su desastroso rescate, me sorprende la mediana tranquilidad con que se asume la renovación de cargos de Caja de Burgos en lo que debería ser uno de los hechos periodísticos locales más calientes del momento. Pero, vamos a ver, ¿no hemos aprendido nada? Si la prima de riesgo está disparada, el euro cuestionado, todo nuestro país al borde de la intervención, se debe, en gran parte, a que bancos y cajas en España han estado bajo el control de políticos y no administradores profesionales. ¿Se ha olvidado ya el reciente hundimiento de Bankia, antes conocida como Caja Madrid y otras más? ¿Nadie recuerda los injustificables excesos de la especulación inmobiliaria?, ¿los beneficios directos e ilegítimos obtenidos por los consejeros y presidentes de las cajas?, ¿la arbitrariedad de sus decisiones de apoyo y financiación de proyectos?
Me pregunto todo esto preocupado por una institución como Caja de Burgos que, errores evidentes aparte, tanto ha hecho por la ciudad y la provincia, con una gran obra social, y la mejor programación cultural que sin lugar a dudas ha habido en Burgos. Si esto último se debe a que cuentan con auténticos profesionales en gestión cultural, con rotunda experiencia en tales campos, ¡cómo no ha de ser igualmente ese el criterio para las cúpulas!
Y ¿qué tenemos en las elecciones de la Caja (a pesar de la nueva Ley de Cajas)? Más de lo mismo. Intereses espurios, como el de políticos del partido en el poder, el de los recortes y “sacrificios”, amachambrados al momio de las dietas y la discrecionalidad en el gasto... Ávidos sujetos que, desleales, evidencian no haber aprendido nada de la crisis presente al figurar en la lista de un candidato cuya última experiencia gestora llevó a su institución al borde de la bancarrota... Claro que, a lo mejor el candidato ha hecho un profundo examen de conciencia y, movido por el dolor de sus pecados, abunda en propósitos de enmienda.
Con la que está cayendo y nosotros, imberbes, cogiendo margaritas...

6/6/12

ALFORJAS PARA ESTE VIAJE

IGNACIO FERNÁNDEZ DE MATA
DIARIO DE BURGOS, 6/06/2012. Contraportada.

Mientras en Wisconsin se está votando el “recall” de Scott Walkers para decidir a mitad de legislatura si el republicano, obsesivo recortador de derechos sociales y educativos, sigue o no en su silla de gobernador, aquí, a falta de recursos democráticos que nos permitan desembarazarnos de quienes incumplen y mienten a saco, habrá que ir definiendo las alforjas para este viaje.
Por ejemplo, el extendido descontento de la ciudadanía con este modelo partitocrático que cada vez evidencia más la inadecuación a los tiempos actuales. Demasiadas cosas de nuestro sistema muestran la relación con el franquismo y su mal llamada “democracia orgánica”. Evidentemente en el diseño de la constitución del 78 pesaban demasiado los tiempos preconstitucionales. Ya está bien de considerar la carta magna como inamovible, máxime cuando recientemente se han hecho reformas express.
La ciudadanía  reclama un tipo de honestidad que los grandes partidos se niegan a ejercer, un compromiso con principios y personas del que estamos completamente ayunos en función de pretendidas realidades que mandan. Ética. Los hechos son tozudos, los grandes partidos no están recogiendo ningún mensaje. España no puede seguir ciega ante las diferencias, los privilegios y la inconsecuencia. La indecencia del Senado o el absurdo de la monarquía, tribunales de cuentas por doquier que solo sirven para legitimar la corrupción y el dispendio, bancos y cajas en manos de  mangurrianes, instituciones como la Iglesia que se dicen sociales y se resisten a contribuir como cualquier pichichi, votos que valen doble o triple por ley... Y por encima de esto, recortes y más recortes bajo la especie de que hay que hacer sacrificios por cuestiones de déficit y de deuda encareciendo la vida de los de abajo, limitando derechos y servicios.
Este viaje acaba de empezar. No sabemos con qué destino final, qué Ítaca nos espera, pero desde luego, como señaló el poeta, lo importante es el viaje, la vida, el pasar... no vale el cuento del premio futuro, del paraíso ulterior para los sacrificados. Cielo e infierno se construyen aquí. Y quien piense que la gente va a resignarse a que las cosas sigan igual, se equivoca. ¿Qué necesitan para entender el hartazgo?